jueves, 27 de noviembre de 2014

NO TE PIDO



NO TE PIDO  

No te pido una rosa,
un beso, una caricia, ni un te quiero,
solamente  una cosa
es lo que de ti espero,
que seas de mis noches el lucero.

No te pido la luna,
tus alas se quemaron en su juego,
ahora en la laguna
buceas en su fuego,
te abrazas a su sombra, como un ciego.

No te pido la aurora,
eres en mi recuerdo oscuridad
una nube traidora
que tiñe sin piedad,
de llanto mi parca voluntad.

No te pido un minuto,
tu reloj se ha parado en el camino,
ahora yo disfruto
la marcha del destino
y saldré de mi claustro mortecino.

No te pido mi dueño
una estela de luz en lontananza,
solo eras un sueño
cargado de esperanza,
que se perdió  en un mar de desconfianza

No te pido una noche,
solo quiero que al alba te hayas ido
sin un solo reproche,
jugaste y has perdido,
seguirte amando, no tiene ya sentido.

La Reyna Roja



Chorradas en Facebook

Chorradas en Facebook

Mi PC y compañero
acabó en el desguace
demasiado trabajo
y un viaje sin rumbo
hacia ninguna parte
termino con sus chip
humeando y en trance
Su corazón pequeño
se ha quedado a mi lado
le he puesto en una caja
su memoria en el nuevo
y ahora somos ya tres
los que nos asomamos
de nuevo a esta ventana
a mirar cómo pasa
la vida por el Facebook.
Amigos hemos vuelto
aunque nunca nos fuimos
nuevamente juntamos
nuestros lazos vecinos.

La Reyna Roja

MENTIRAS



MENTIRAS 

Mentiras cubiertas de dulzura
envías cada día en una rosa,
no exenta de una espina silenciosa
tirana que se clava y que tortura
robándole a la flor toda hermosura,
al ver que su belleza luminosa
solo era la flor de una aventura.

La Reyna Roja


MÚSICA



MÚSICA

La música se engarza entre los dedos
haciéndolos volar entre las jaras,
como vuelan alegres mariposas
batiendo sin parar sus bellas alas
al ritmo que el gorjeo de las aves
regalan al compás y al pentagrama,
sinfonía y coral que con el viento
se mezcla en el arrullo de las aguas.
La vida no es igual sin su cadencia
se pierde su sabor, se hace amarga
y el cálido calor de los arpegios
se hiela en la oscuridad del alma.
La música es ombligo del poema
de ella bebe su voz y se hace esclava,
de su ritmo y musicalidad
y con lenta cadencia pare flama
en las letras que forman cada verso.
Ella es el frescor de la mañana,
el efluvio que borra soledades,
el aria que se expresa con palabras
llenando cada letra del sonido,
de la lágrima dulce que derrama
el alma al escuchar tanta belleza.


La Reyna Roja

TE ESPERO



TE ESPERO

Te espero desde la infancia
no te amo, te respeto
tú, persigues mi fragancia
soy de tu tiempo el objeto.
Yo te evito, aunque en secreto;
eres dueña de mi vida
me convences con abrazos
de  mi cuerpo vas prendida
hasta que rompas los lazos
y me arrastres en tus brazos.

La Reyna Roja

DESEO



DESEO 

Deseo ser el aire que respiras
entrar a conquistarte por la boca
sorteando los obstáculos, morar
en el torrente de tus venas
ocupar como un ladrón tu corazón.

La Reyna Roja



MI BELLA AMANTE

MI BELLA AMANTE

Despierto cada día entre tus brazos
cubierta con un manto de colores,
el aroma almizclado de la flores
y los rayos del sol tejiendo lazos.

La música brotando en los regazos
del río que se rinde a los amores
de la mar, que se bebe sus dulzores
ante de que se rinda a sus abrazos.

Me siento la cometa que en el viento
se mece en las caricias deslumbrantes,
del sol, la luna y estrellas por un ciento

Doy gracias a la vida y no es bastante,
ella es mi gran amor y mi sustento,
mi dulce bendición, mi bella amante.

La Reyna Roja



viernes, 12 de septiembre de 2014

QUÉ BELLA CAPITAL


QUÉ BELLA CAPITAL

Amanece en Madrid y el sol se asoma
pues dos soles, no deben enfrentarse,
acuerdan no robarse los destellos
y compartir la ciudad que inspira al cielo.
Ciudad que bebe el viento
vertiéndolo en sus parques con cariño
da pétalos de rosas al Retiro
oro crepuscular al de Rosales
y a la Casa de Campo,
orgullo, calidez y gran frescura.
Sus calles, son diamantes de cultura
que llenan de placer al caminante
cuando a ellas se lanza,
bailando en el vaivén algo alocado,
del tráfico que agranda su belleza.
Fuiste y eres morada de poetas
musa de cristal que da a la noche
el alma de crisol y la alegría
del que mora y disfruta de tu suelo.
Tu eres el Madrid de bellos cielos
donde un día nacieron mis auroras,
por tus calles, mis alas me llevaban
bebiendo los aromas
de la gran multitud
que por tu asfalto,
saboreaban la luz de tu belleza:
y mi ego se inflamaba con orgullo.
Mi cuna se esculpió con tu arco iris,
colores de fusión entre las etnias,
las lenguas, las culturas,
y las clases, las opciones personales
el credo y el respeto,
a todo aquel que llega a nuestra tierra.
Mi tierra chica, mi alma,
mi campo entre colmenas
de edificios de piedra,
donde hierve la vida
 que conforma mi ciudad,
un bastión donde no se oculta el sol
ella es el sol, es alma, es vida
es mi Madrid. ¡Qué bella capital

La Reyna Roja



ESCASO DE ILUSIONES


ESCASO DE ILUSIONES  (Sextinas)

El sol ha levantado hoy sombrío:
la mar, en calma, luce como espejo
en él, ahogada en su fragancia,
la luna ha llorado la apatía
que él muestra cuando ella se refleja;
rompiendo sin piedad sus ilusiones.

Tú eres en mi vida la fragancia,
el mago que la llena de ilusiones,
el valle donde no habita el sombrío,
el aire que se lleva la apatía,
el duende que se esconde en el espejo,
y el cielo, donde mi alma se refleja.

Despierta soledad de la apatía
busca en el arco iris el reflejo
que llene tus bolsillos de ilusiones
y en tu pelo segregue la fragancia
de la rosa que duerme en el sombrío
laberinto alocado del espejo.

Laberinto que llena de ilusiones
a las rosas que viven su apatía
perdidas entre las hojas, al sombrío
arroyo de color y de fragancia
bordando un paraíso en el espejo
de la fuente, que muestra su reflejo.

Es tu valle el mar de los espejos
donde se desdibuja la apatía
un  lugar donde crecen ilusiones
se borran de los ojos el sombrío
dolor y se elaboran los reflejos
que guardan el frescor de tu fragancia.

Cada día traes nueva ilusiones
con tu suave frescor y tu fragancia
despiertas del letargo la apatía
y barres con la noche al sombrío
pavor que se persona en los reflejos
de la mente perdida en el espejo.

El espejo muestra la apatía
que refleja el corazón sombrío
escaso de ilusiones y fragancias.


La Reyna Roja

ACARICIABA



ACARICIABA

Acaricia el viento
castaños en otoño
altos, majestuosos
recios de producción
incitante su copa
cuando espera la fruta
inclinados de gloria
abiertos al amor
brotan como erizos
agrupados en dos.

La Reyna Roja


AVE LIBRE



AVE LIBRE

Retumban en la noche las pisadas
del búfalo indomable, el alcohol
te pide le demuestres humillada
que es el amo y el dueño del control.

Sus ojos son escarcha, que congela
el aliento al volar por la llanura
de tu rostro dolido, que revela
la pérfida maldad de su locura.

De nuevo se ha cernido en ti la noche,
ya no sientes dolor, todo ha acabado,
el mundo alrededor cerró su broche,
la inconsciencia se ha puesto de tu lado.

Que se pare el tiempo pides al cielo
y como ave libre emprendes el vuelo.


La Reyna Roja

CANTANDO SE VAN LAS PENAS


CANTANDO SE VAN LAS PENAS

La música sonando, le da color al alma
y siembra de coraje la flor de los sentidos,
llenando con su ritmo de sabia los latidos
del corazón que sueña, añorando la calma.

Cada nota que fluye, el espíritu ensalma 
y borda una diadema de versos conocidos,
que despiertan de gozo los anhelos dormidos
de la luna estival debajo de la palma.

Derrite con tu boca la coraza de hielo,
que cubre con silencios las teclas del piano
deja que suene el viento, deja que silbe el cielo,

deja que el universo te lleve de la mano,
que te cante la luna, que prenda por tu pelo
las letras que en su fragua talló un día Vulcano.

La Reyna Roja



UN TUFILLO



UN TUFILLO

Es frío y cruel el amor
que justifica con celos
sus temores y con duelo,
su querer y con dolor.
Un valiente sin valor,
inútil ser y cobarde
el volcán que nunca arde
solo hay barro en su interior
que escupe odio y pavor
y un tufillo a indeseable.

La Reyna Roja


lunes, 9 de junio de 2014

SUSURROS



SUSURROS 

Susurros que se escuchan
unidos en las sombras
sabiendo que la nombras
urdiendo en su pasado.
Recuerdas ya callado
resucitar el sueño
oteando risueño,
susurros que se escuchan.


La Reyna Roja

CIMA

HAIKUS
CIMA

En la cima del mundo
hoy os deseo
un día placentero.

La Reyna Roja

MARIQUITA

Reponiendo las fuerzas
la mariquita elige
su frugal dieta.

La Reyna Roja

AGUA

Una gota de agua
es la grandeza
que salva la fauna.

La Reyna Roja

OTRO DÍA

Un nuevo amanecer;
ya brilla el sol
otro día comienza.

La Reyna Roja



HIENAS

HIENAS

Sus ojitos de gacela
se van quedando sin brillo
se cubren con el visillo
del hambre que le encarcela.
El cuerpecito revela
la tormenta silenciosa
que se libra cadenciosa
en su vientre desolado,
a la espera de un bocado
de esperanza deliciosa.

Una esperanza perdida
en la panza del coloso,
que atesora poderoso
los deseos de su vida.
Alimenta sin medida
dictadores, encumbrados
en la cima y ensalzados
por las élites mundiales,
que necesitan sus males
para colmar sus bocados.

El “Ge veinte” anida hienas
disfrazadas de corderos,
asquerosos usureros
prebostes de las condenas.
Autores de las cadenas
del hambre que cubre el suelo;
un misil es caramelo
que no les daña el bolsillo,
pero en África es el brillo
de un pozo y agua del cielo.

La Reyna Roja




ENTRE SUS PLIEGUES

ENTRE SUS PLIEGUES

Me escondo entre la sombra de tus cejas
abrazada a la corriente de tu risa,
allí quiero perderme con la brisa
de tu mundo feliz, “ si es que me dejas”

Ser parte del oasis de tus ojos
viviendo en la mirada que refleja
la corriente del mar cuando se aleja
llevando entre sus olas tus enojos.

Quiero ser las manos que acaricien
las manillas del tiempo de tu vida,
pararlas cuando sufras una herida
y de nuevos soltar, que se reinicien.

Déjame entrar al fondo de la vida
que duerme tiernamente en tu interior
embriagarme en tu perfume de amor
quedar entre sus pliegues escondida.

La Reyna Roja


CÁLZALE UN NEGRO ARNÉS

CÁLZALE UN NEGRO ARNÉS

Cálzale un negro arnés
a su loco corazón
líbrale de la prisión
zaguán del viejo ciprés.
Abre su puerta y después
arráncale de las cadenas,
en las malas y en las buenas
une tu mano a la suya,
no dejes que le construya
ningún altar a sus penas.
----------------------------
En la aurora boreal
goza la luz en el cielo,
rinde pleitesía al suelo
ornándolo cual cristal.
Átomo espiritual
rebosante de energía  
noche que se vuelve día
en estampas de colores
superior al de las flores.
¡Rinde al mundo pleitesía!

La Reyna Roja



NO ME NIEGUES TUS BESOS



NO ME NIEGUES TUS BESOS

Voy a prender de antorcha un estandarte,
la oscuridad del mar me vuelve loca,
tu barca ha encallado en una roca
y a ti no se ve en ninguna parte.

Esperaré que vuelvas sin llamarte,
porque mi corazón no tiene boca,
solo sabe latir y se desboca
como el recio alazán ante un encuarte.

Por la playa vagando voy perdida,
aguardo como amante traicionera;
te fuiste sin mostrarme la salida

y aunque el mundo te tenga prisionera
en el fondo del lago de la vida
no me niegues tus besos, compañera.

La Reyna Roja



AMANTE MISTERIOSO

AMANTE MISTERIOSO

Me envuelvo enamorada entre tu piel,
dejándome arrastrar por los caminos
que tu marcas, llevándome a destinos,
a veces de ilusión, otras de hiel.

Me llevas en tus alas, tras la miel,
formada en los alegre remolinos
de panales de cera cristalinos
como el ámbar, o el ínfimo oropel.

Fuiste y eres mi amor, desde la cuna,
cosida vivo en ti mis emociones,
mis penas, mis quereres, mis pasiones.
mi amanecer, mi ocaso, mi fortuna.

Eres vida el amante más hermoso,
el galán que me observa misterioso.

La Reyna Roja



LIBRE



LIBRE

Nací libre, eso pienso,
en una tierra vejada
por la guerra aquí librada
y con olores a incienso.

Yo era libre en el disenso
que se libraba sin tino
por el extenso camino
de leyes que me cerraban
la libertad que emanaban
las neuronas de mi sino.

Segregaban osadía,
luchando contra la historia
que embutían en mi memoria
con mala filosofía.

Ahora ya, en la sombría
decadencia del sendero,
la libertad es lo primero;
ya no hay ley ni religión
que anule mi convicción
o frene mi rebeldía.

La Reyna Roja



QUISIERA SER


QUISIERA SER

No creo que haya otra vida,
en el cielo o el infierno.
¿Habrá algún lugar eterno
cuando llegue la partida?

Cuando busque la salida
y al misterio me incorpore
sin que el ansia ya devore
mi obsesión tan misteriosa;
quisiera ser la orgullosa
sirena, que en el mar more.

La Reyna Roja

ME PREGUNTO


ME PREGUNTO 

¿Qué es la muerte? Me pregunto,
esto le inquieta a mi alma,
es un infierno en la calma,
o la gloria en su conjunto.

Cómo quedará difunto
mi otro yo por el espacio,
seré estrella, o un topacio
en la cola de un cometa,
o una lágrima obsoleta
en la cara de un batracio.

La Reyna Roja



MÁS ALLÁ




MÁS ALLÁ

Perdidos en las dunas del silencio,
con la suave caricia de la noche    
rozando nuestras almas                      
y el ronco susurro de la mar          
deslizándose ansioso,           
por la tierra caliente           
que acoge nuestros cuerpos anhelantes  
fundidos en los brazos                        
del Dios Eros y su corte de amor;  
más allá de la tierra y de la vida,  
más allá de la muerte silenciosa,     
mecidos en un mágico exorcismo     
de besos y de amor, bajo la luna llena,
en la playa más bella de éste mundo.

La Reyna Roja

AMARGA LIBERTAD

AMARGA LIBERTAD

Creamos nuestro mundo
del bien y al mal,
nuestro mundo de amor,
sin reglas, sin preguntas;
dos peces carentes de sentido
flotando por el mundo de los sueños.
Los días eran ríos caudalosos
por los que navegar
sin buscar un remanso,
unidos en un dulce torbellino
bajábamos al mar
¡Que corto fue el camino!
En rio revuelto,
demasiados peces que pescar
y tú la red lanzaste
sin mirar hacia atrás.
Dejando que siguiera caminado
bañada en soledad
arrastrada hacia un hondo torbellino
de amarga libertad.

La Reyna Roja


LA NOCHE



LA NOCHE

La noche se ha adueñado de los sueños
tapando con su velo la alegría,
ha segado la voz a la poesía
le ha cortado los vuelos aguileños.

Ha robado la luz a la palabra,
borrado de las letras el encanto,
ha mojado las silabas con llanto
y segado de la forma más macabra

el deseo de ver sobre el papel,
los rasgos atezados del poema
bailar como un alegre cascabel,

sentir como se funden sin problema
y forman un elenco en el cartel.
¡La noche ha sembrado su dilema!


La Reyna Roja