viernes, 6 de marzo de 2015

HORMIGA



HORMIGA

En la mañana
sale la hormiga
y sin fatiga
ella se afana

en ser la urbana
que al tiempo hostiga
buscando espiga
y casquivana

el trigo lleva
al hormiguero
antes que llueva

y que el sendero
hasta su cueva
sea un basurero.


La Reyna Roja

GITANA



GITANA 

Tus ojos son dos zafiros
que cuando miran, encienden
volcanes de fuego y prenden
en el alma los suspiros,
que van siguiendo tu huella
y en la mata de tu pelo
de sedoso terciopelo
se prenden como una estrella.

En la noche con el canto
de una salve marinera,
tu cuerpo suave de cera
danzará con el encanto
de una gitana moruna,
con el ardiente calor
de tu raza y el fervor
de la Alpujarra. ¡Tú cuna!

La Reyna Roja


LUNA



LUNA 

La luna mira
al mar de lejos
en sus espejos
su alma suspira

Y gira y gira
entre cortejos
tiernos gracejos
al agua tira

Con luz creciente
sube a las olas
muy lentamente

entre cabriolas
en la corriente
prende farolas.

La Reyna Roja



PERDIDA SIN PALABRAS



PERDIDA SIN PALABRAS 

Perdida en las estrellas,
desnudas de belleza las ideas,
ocultas ya sus huellas,
en el viento sortean,
el oscuro color de la tormenta.
En la lejana la luz
se estremece callada, se fragmenta
sin palabras, sin ruido,
agotando sin prisa cada risa,
cada idea o sentido,
cada fuente lejana, cada brisa.
Dejando poco a poco sin aliento
el alma en un rincón,
lejos del mundanal y cruel tumulto,
oculta su pasión
en un papel sin vida, en un cuento.
Expuesto a las miradas,
de ojos tallados en espejos
del yo, en las agitadas
aguas de un mar carente de reflejos.
Despojada mi alma,
de lápiz, de papel, de rima y verso,
busco en ella la calma
buceando en la paz de mi universo.

La Reyna Roja



OLVIDO



OLVIDO

Sus recuerdos fluían y después se alejaban,
su mirada buscaba perdida en el vacío,
entre las nieblas grises y un dulce desvarío,
entraban las tinieblas, en su mente se anclaban.

Su cuerpo continúa en éste mundo,
con el tiempo la mente se ha borrado
y al viento sus vivencias han volado

¡Qué dolorosa impotencia
ir mostrándole un camino
en el aire evaporado!
¡Duele tanto ver su olvido!


La Reyna Roja

MI CUNA





MI CUNA

Suspira envidiosa la luz del día,
mirando que el alba maravilloso,
pasea tus calles de andar hermoso
mostrando su gracia, su simpatía.

Madrid es cultura, vida, alegría,
un cuadro perfecto; Goya famoso
pintado en el aire lienzo orgulloso
al mundo le muestra su gallardía.

Esencia, placeres, amor, belleza;
sus plazas vestidas de luz y flores.
y calles ornadas con la grandeza

de gentes que viven con los valores
gentiles que brinda su fortaleza.
Madrid es la casa de mis amores.

La Reyna Roja



MOSAICO



MOSAICO

Las ninfas del río Tajo
evocaron los lamentos,
tus mitos en cuatro telas
Garcilaso, son mis fuegos.
Cantando a la noche oscura
de místico y sensual criterio;
un camino espiritual
que es un cántico hacia el cielo,
Con sus rimas y leyendas
nos traslada por los sueños,
de golondrinas colgando
sus nidos entre los nuestros.
El soneto en el papel
era dama de los vientos,
alejandrinos de gloria,
ritmo y plástica sus versos.
Rosa de fuego en su pluma
y en su verso un olmo seco,
duerme lejos de su tierra,
duerme lejos de su pueblo.
Neruda, poeta errante,
del amores libres, sin miedos,
niégame la luz si quieres,
tu risa nunca, que muero.
Por el andamio de flores
escalaré yo tu huerto,
poeta de libertad
encerrado entre recuerdos.
Nada importa en esta vida
si a mi lado no te tengo,
cuando la muerte te llame,
yo iré contigo al infierno.

La Reyna Roja
Garcilaso, San Juan, Bécquer, Rubén Darío, Antonio Machado
Pablo Neruda, Miguel Hernández, Ana Rey


jueves, 5 de marzo de 2015

TORMENTA


TORMENTA

Siento en mi tu calor
tu besos de pasión y tu dulzura
la savia de tu amor
enerva mi locura
en noches de placer y de ternura

El roce de tus manos
troquelan el pudor y la conciencia
entre ritos paganos
se quema mi inocencia
y en tu fuego, se anula mi existencia.


Por olas turbulentas,
batidos en la mar desesperada
en íntimas tormentas,
vorágine enlazada
con truenos de pasión y marejada.

La Reyna Roja



GUARDADO



GUARDADO

He guardado tu cara en cada verso,
en cada melodía, en cada rima,
en cada amanecer, en cada esquina,
en la corteza azul del universo.

He guardado tu beso en el reverso
del libro de poemas que me anima
cuando la soledad se me echa encima,
lo giro, y en tus labios quedo inmerso.

He guardado la calma de tu risa
en la sala vacía de mi mente,
esperando el regreso de tu brisa.

He guardado la luz de tu mirada
en la aurora que al alba se divisa.
y así nunca mi luz, quede apagada.

La Reyna Roja



MAIRENA

MAIRENA

Tu cante se fraguó con el martillo,
las notas en el yunque van sonando,
el fuego en tu garganta va forjando,
del cante su requiebro y estribillo.

Ilustre catedrático del arte,
maestro en seguiriya y bulerías,
estudioso de cantes sin teorías
razones incorpóreas por su parte.

De Niño de Mairena a Don Antonio
Doctor “Honoris Causa” coronado
y dueño de un insigne patrimonio.

Nació el duende de él y el matrimonio
del arte delirante conservado,
como fuente de raza y testimonio.

La Reyna Roja



EL ABUELO Nemesio




EL ABUELO Nemesio

¿Mis abuelos? no los llegué a conocer
mas Nemesio los suplió con su querer.

Pasábamos los días de primavera
bajo la suave sombra de la higuera,
sentados en un banco de madera
me contaba su vida y su quimera.

Un vecino mayor, ciego y gruñón,
el abuelo del barrio, el corazón.

Cada día deseaba yo volver,
esperando con ansia verdadera
escuchar y asimilar cada lección.

Las calles de Madrid fueron su vida.
y era su enseñanza más querida

Había sido en su vida muchos ero,
hostelero, cartero, camarero,
de las Ventas por placer, portero:
Burgalés, pero “gato” callejero.

Premiaba sus preguntas con un duro,
decía que sin saber, no había futuro.

Fue mi abuelo, yo nieta consentida
mi yayo de adopción y el verdadero
amigo grandullón, el más seguro.

La Reyna Roja



NOCHE



NOCHE

Se va ocultando allá en la lejanía
uniendo entre sus manos los colores,
pinta con su calor al mar de amores
y en su espuma se pierde un nuevo día.

La mar estalla henchida de alegría
de gozo y de pasión llegan rumores,
oleadas de orgasmos interiores
que en crestas y resacas se fundía.

Son mágicos los rojos que se tiñen
en la línea que une luz y vida
donde el amor, el cielo, el mar se ciñen.

Otra noche de amor que no se olvida
¿Vendrán noches, que nada se escudriñe?
Mas regresa, que  eres bienvenida.


La Reyna Roja

LLUVIA DE ESTRELLAS




LLUVIA DE ESTRELLAS (acróstico)

Llueven millares de estrellas;
Luna de agosto transita,
Una belleza infinita
Velará hoy nuestras huellas
Irradiando sus centellas.
A la mirada infinita

Dedícate unos minutos
Esta noche a contemplarlas.

En la tierra decididas
Siguen la ruta del viento
Titilando en movimiento
Raudas corren, y rendidas
Esconden su luz unidas.
Lloran y apagan su brillo;
La luna las ha eclipsado
¡Ay! qué guapa se ha mostrado.
¡Se ha vestido de amarillo!

La Reyna Roja



¿NEURONA?



¿NEURONA?

Tu cabeza no reacciona.
¿Neurona?
deben de estar de parranda,
¡andan!
con un juguete infinito,
tu pito.

Pensando que era inaudito
se alojó recién nacida
donde vio que era querida.
La neurona anda en tu pito.


La Reyna Roja

“MI AMIGO”



“MI AMIGO”

Me levantó la tarjeta,
el jeta
con mis fondos a acabó
robó
sin cortarse en el derroche,
mi coche.

Hoy mi amigo  se ha largado
dejó las arcas vacías
y con mucha maestría
el jeta robó mi coche.


La Reyna Roja

TU DUEÑA





TU DUEÑA  

Es tu dueña y tu señora
¡Te adora!

Y a diario el polvo aspira
¡e inspira¡

Con presteza, con amor
¡y ardor!

Tu dueña no tiene celos
pues te tiene satisfecho
y cada noche en tu lecho.
Te adora e inspira ardor.


La Reyna Roja

EL PUERTO



EL PUERTO

La noche va cayendo lentamente
y lo lejos se enciende en el camino
la luz que delimita tu destino
mientras luchas y llamas a tu mente

Deambulas con la sombra de la muerte
batiéndote en un mutis asesino
te agarras a la fe del peregrino
y la niebla se aleja displicente.

Despiertas con la luz que da el amor,
el abrazo del sol y la belleza
de encontrar en la playa su calor.

De nuevo sobre el barco, sin temor,
surcando las tormentas con firmeza
al abrigo de un puerto protector.

La Reyna Roja



EL VIAJE



EL VIAJE

Un crucero de lujo en la maleta
por los anchos océanos de la vida,
vuestra nave ha zarpado decidida
en busca del hogar en el planeta.

Muchos años viajando hacia la meta
bajo la tempestad y la embestida
y de vuelta, a esperar otra batida,
con la vista entre el rojo y el violeta.

La galerna, de nuevo amenazante
se cierne de la proa hacia la popa,
mas esta vez la ola es más gigante:

proyectando tu cuerpo, cual marsopa,
a una isla desierta y ondulante;
bajo una nube negra, que te arropa.

La Reyna Roja

martes, 27 de enero de 2015

AHORA



AHORA

Ahora que se acerca ya la noche
regando con su luna nuestro lecho.
Ahora que es el cielo nuestro techo
y la aurora nos mira sin reproche.
Ahora que la cima ha clareado
y la nieve poblado los cabellos.
Ahora que nos faltan los resuellos
y la huella del tiempo se ha marcado.
Ahora que los cuerpos han perdido
la belleza lozana y juvenil.
Ahora que la flor de la pasión
dormita tiernamente en nuestro pecho.
Ahora que tus labios han bebido
de mis labios la fruta del cariño.
Ahora que llevamos engendrados
los años más hermosos de la vida.
Ahora quiero decirte amado mío,
que eres tú la  sangre de mis venas,
el aire de mi alma y de mi cuerpo,
el lápiz que dibuja nuestro cielo,
el pozo en que se ahoga mi dolor.

La Reyna Roja



LUCHAR




LUCHAR

Las ventanas de tu mundo
se abrieron de madrugada
dejando a un lado cerrada
la puerta en un mar profundo.

Tus alas, un iracundo
tornado las remplazaba,
por unas ruedas dentadas
bajo un asiento inmundo.

Eres pájaro cautivo,
quieres volver a volar
y dibujas tu objetivo,

obligas a trabajar
a tu mente, está prohibido,
retirarse sin luchar.

La Reyna Roja

TUS OJOS



TUS OJOS

Son tus ojos dos zafiros
robados a los infiernos
que al abrirse en la mañana
llamas en mi cuerpo encienden
y me devuelven el sol
que la noche me ha quitado.
Entran en mi oscuridad
a despertar las sonrisas
con un guiño malicioso,
me envuelven en suave tul
y me llevan al edén
donde en silencio mi boca
besa los lindos luceros
que inyectan en mí su embrujo
y en sus pestañas de plumas
no me importaría morir.
¡Tus ojos son dos carbones
en los que yo me consumo!

La Reyna Roja



CASU MARZU




CASU MARZU

Casu marzu lo llaman a este queso,
casero, sin permisos ni etiquetas,
de la oveja se sacan las recetas
y las moscas imprimen el proceso.

Pequeña incubadora de un grueso
majar, donde verán la luz inquietas
larvas, que van creciendo pizpiretas
en campo putrefacto y algo espeso.

El tiempo de engordar ha terminado
y da comienzo la degustación
mostrando que tu cuerpo está cebado,

cimbreas tu hermosura en el salón
sobre un lecho de pan tornasolado;
su presencia produce repulsión.

La Reyna Roja



MIRADA SOÑADORA


MIRADA SOÑADORA

Descansa triste y cautiva
la gran dama del damero
derrocada en la batalla
de su circo en blanco y negro.
Su mirada soñadora
se diluye en el espejo
en un solar de amargura
a la sombra de su reino,
un reino tallado en piedra
por las voces del silencio.
¿Dónde se esconden las almas
que defendían tu ego?
En la cresta de la tierra
medrando por otro huerto.

La Reyna Roja



lunes, 26 de enero de 2015

BLANCO Y NEGRO



BLANCO Y NEGRO

Problema que resolver
se transluce en el damero,
una reina derrotada  
por un peón algo memo
que se bate en desafío
robando corona y cetro
a un rey de tronío y rango
de largo y recio abolengo.
¿Dónde se encuentran los nobles
que abandonaron el duelo?
Escondidos bajo el yugo
de contrincantes ajenos
que han resuelto la partida
en un circo banco y negro.

La Reyna Roja



POR VELETA







POR VELETA (Dedicado a "un amigo")

Ella
Presumes de ser macho al que las damas
se acercan como moscas a la miel,
dejando siempre en alto tu cartel
de don Juan encendido, siempre en llamas.

Él
No me tientes morena que me embalo
necesito pasar por el taller,
los frenos llevo sueltos desde ayer
y voy a escape suelto como un palo.

Ella
Comparte de tus fuerzas un poquito
con tu santa mujer, que anda lavando
la casa del marques, también limpiando
los bajos de uno y otro señorito.

Él
De mi mujer, ni una plabrita,
nunca pudo varón tocar su cueva,
soy único en su vida, el que se lleva
los goces de su voz cuando ella grita.

Ella
¿Qué grita? se desgañita dirás
negándote su cama, ¡por cretino!
pasabas tus veladas peregrino
ligando en el país Nunca Jamás.

Él
¡No digas que conoce mis andanzas!
Si del pc es una analfabeta,
no sabe ni crear una carpeta,
e ignora mis recreos y pitanzas.

Ella
¡Hay amigo!, qué fuerte egolatría
se baña en el remanso de tu yo.
¿Ella nunca te dijo que te vio
ante un cristal frotando tu valía? 


Él
No te creo, devuelves con mentiras
el dolor de saber, que fuiste un juego,
¿No puedes entender que ya no hay fuego?
¿Por qué ya no te callas y te piras?

Ella
Me piro, so cornudo cuchufleta;
te adornas con dos astas y ramaje,
pensabas que eras dueño del paisaje
y pastas en un prado, ¡Por veleta!

La Reyna Roja



MÚSICA INCORPÓREA



MÚSICA INCORPÓREA

La belleza incorpórea de la música se acerca por el aire, llenando de calor la soledad. Te desbordan sus notas, te abrazan, te transportan sin alas a su mágico mundo y te invitan a soñar.
Canta música sin voz, siguiendo el compás de los violines que bailan sin descanso mirando a la guitarra soñadora y tañe sin parar las huecas cuerdas, de un bayo abrazando los acordes, que el órgano despliega por el viento, un raudal de placer y sentimiento uniéndose a la voz de una coral.
Música, que levantas la voz danzando alegre en brazos de la nada, que vas enamorando al mundo, regalando al son de tu alegría, sueños, deseos, pasiones, escuela de poeta y pintores, haces que el cuerpo tiemble, el alma llore y el corazón despierte con tu encanto.
Cuando tu voz se escucha, cesa el viento y cesa la tormenta y calla el trueno, la humanidad se rinde a tu belleza sin rastro de rubor ni ambages, aplaude cada una de tus notas ya sea en un concierto, o en el bello canto de las aves.
Paseas por el mundo misteriosa, solo notas simbólicas nos muestras de tu cuerpo, eres doncella vanidosa envuelta entre tules de deseo, la ninfa de los vientos, una flor de pétalos de fuego que desprendes en el aire, los aromas que atesoras en tu cuerpo.

La Reyna Roja