sábado, 21 de diciembre de 2013

ROSA DE AMOR



ROSA DE AMOR

No me mueve la noche misteriosa,
ni el frío que se cierne sobre el suelo;
es la estrella que brilla allá en el cielo,
que anuncia que en la tierra hay una rosa.

Una rosa de amor maravillosa,
que nació para darnos el consuelo
y tendernos la paz con su desvelo,
como simple mortal, sin nebulosa.

Una ofrenda le llevo al niño amado;
en mi pobre zurrón, pan y tocino
y una piel de cordero que he buscado.

¡Oh, qué largo y angosto es el camino
en este claro anochecer callado
que me lleva a Belén, portal divino!

La Reyna Roja



RABIA




RABIA 

Otro día que en noche se convierte;
las flores ha perdido su fragancia
ha muerto sumidas en la jactancia
del tsunami, que amenaza con la muerte.

La despensa vacía ya se advierte
y un techo de estrellas es la estancia,
con el frío, como don de la abundancia
que en regalo de genios se convierte.

Desgraciados ladrones de la vida,
ególatras carentes de conciencia,
testaferros de dolor, de impotencia,
delincuentes con visa  consentida.

Robáis con avaricia compungida,
derrocháis con total indiferencia,
agarrados al fervor de la insolencia,
con el alma apagada y escondida.

¿Con que Dios comulgáis cada mañana?
¿Con quién os confesáis que no os escucha?
Os dejáis la conciencia en la ducha,
con la mierda acumulada en la semana,

Gobernáis el país para amiguetes,
repartiéndoos el pan y hasta las migas,
el agua, el sol, la luz: mientras fustigas
a tus perros sin bozal y con arietes,

cazar a los que exigen les respetes.
Estáis en un secano y entre ortigas
cansadas del olor de las boñigas
de vuestros vanos pútridos banquetes.

Otro día que en noche se convierte;
las flores ha perdido su fragancia,
ha muerto sumida en la jactancia
del tsunami, que amenaza con la muerte.

La Reyna Roja



LUZ Y SOMBRAS



LUZ Y SOMBRAS

Lamentable fortuna
fue mi suerte, nacer tras una guerra,
encima de mi cuna
solo hambre se aferra
y una vida de llanto en la tierra.

El tiempo transigente
fue horadando en mi cuerpo su camino,
marcando un aliciente,
esbozando un destino;
luz y sombras, y yo lo determino.

Se cruzó él en mi vida,
encendiendo la noche con sus ojos,
ganando la partida,
abriendo los cerrojos
y ante su calidez caí de hinojos.

Con él me consagré,
el tiempo que le di fue mi ventura,
en su amor me centré,
adoré su figura.
Sus brazos, quiero sean mi sepultura.

La Reyna Roja

SI PUDIERA



SI PUDIERA

Si pudiera tenerte;
si tu cuerpo estuviera entre mis brazos,
te abrazaría fuerte,
rompería en pedazos
angustias que desaten nuestros lazos.

Si tus ojos me vieran;
si mirarme pudieran las entrañas,
si sus llantos vertieran
en un mundo que extrañas,
apagando el volcán con que me dañas.

Si lograra olvidarte,
arrancando de mi alma tu figura,
que, como obra de arte,
se clavó con locura
en mi vida perdida, en la aventura.

¿Por qué engañarme quiero?
Si morir quiero en ti, si por ti vivo
y amarte es lo primero,
es mi único objetivo,
eres tú mi guardián, yo tu cautivo.

La Reyna Roja


LA COSECHA



LA COSECHA

Hoy no quiero escribir lo que no siento,
no intentar imitar a un gran poeta,
quiero sentarme sola ante la meta
y poder expresar mi sentimiento.

Los poemas me llegan con el viento,
o mirando la cola de un cometa,
es tanta la grandeza del planeta,
que es fácil encontrar un instrumento

para escribir sobre él un gran poema.
¿Por qué entonces no sigo mi destino?
¿Por qué quiero emular algo divino ?

Prefiero vendimiar cosecha  emblema,
y esperar que fermente  en mi intestino
"el jugo del lagar, ese gran vino".

La Reyna Roja

EL CAMINO



EL CAMINO

Hoy Caminas  en busca de tu vida,
con el sol alumbrándote el sendero,
el amor es timón de su velero,
que te arrastra con él a la salida.

Por el río navegas complacida,
su murmullo se vuelve el compañero,
que se abraza a la quilla cual viajero,
haciéndote la ruta divertida.

Se despiertan las ninfas con tu risa,
silenciosas te siguen  al destino
con sus manos parando la corriente

que te arrastra en el río con la brisa.
¡Oh, ninfas despejar ese camino!,
que en él  busca  su vida, y a su gente.

La Reyna Roja



CUERPO DE AGUA



CUERPO DE AGUA

Las aguas donde tienen su morada
las ninfas de los ríos y las fuentes,
esconde el sol sus rayos refulgentes
y en sus brazos culmina la jornada.

Rendido en el altar de su mirada,
pasea retozando en las corrientes
 las dríades esperan muy sonrientes,
en la orilla, por entre la enramada

senda de blancos lirios virginales,
 abedules y fresnos enlazados.
¡Oh, náyades!, enamorad al día,

que encierre a la mañana entre cristales
dejándome otra noche aquí a su lado
y abrazando su agua dormiría.

La Reyna Roja





viernes, 20 de diciembre de 2013

DÉBIL FLOR



DÉBIL FLOR

En remoto lugar de la India nacido,
Gandhi era su nombre, buscador de paz,
clamando en silencio con fuerza tenaz,
lucha por un pueblo libre y siempre unido. 
La nación levanta en lucha sin ruido,
con gritos callados, infunde calor,
con huelgas calladas, buscaba sentido,
a la independencia sin sembrar dolor.

Su voz era espada en el aire blandida,
en el Gólgota triste, que la muerte atrapa:
a sedientas huestes de sangre no escapa,
su cuerpo cansado no tiene salida.
Una débil flor, que dejó en su partida
como el Ave fénix, con fuerza renace
su carácter férreo, de paz y ternura,
devolviendo amor, a quién daño hace.

La Reyna Roja



Para mi India preferida (Marisa)



Para mi India preferida (Marisa)

Cada mañana a las nueve
tu cara veo de nuevo,
a veces vienes alegre
pues tu Atleti fue primero.
La risa en la cara siempre
si a mí Madrid le fundieron,
Eres la amiga que puede
quitar de mi los cabreos
con sonrisas que conmueven
mis mejores sentimientos.
Tus abrazos son vertiente
que me llenan de ternura
y el corazón me detienen
cuando con ellos me acunas.
Eres india silenciosa
compañera muy cercana,
la que llevaré conmigo
cuando parta yo mañana.
Un beso y un gran abrazo
te mando en este poema,
que por fin he terminado
aunque con dolor y pena.

La Reyna Roja

PINTANDO EN ACUARELA



PINTANDO EN ACUARELA

Borrado el color de la ironía
la careta se ríe ahora a mi lado,
arranca la tristeza del pasado
y esconde mi dolor hasta otro día,

Se retiran del tiempo las imágenes
pausadas, borrando la añoranza,
aclamando sin pensar a la esperanza
y cerrando los ojos por si vienes

navegando sin rumbo a toda vela,
sorteando relámpagos y truenos,
llegando hasta la tierra en que te espero

pintando sobre  ella en acuarela,
los recuerdos que brotan todos llenos
de ese amor que vivimos. ¡Compañero!.


La Reyna Roja



LA ESPERA



LA ESPERA

Al levantar la mañana
en la playa frente al mar,
espera ver a su amado,
espera verle pasar.
Le ve llegar a caballo
por la arena al paso va,
el sol le besa la boca
que ella desea besar.
Le sigue con la mirada
en su lento cabalgar,
se pierde en la lejanía,
ella sola vuelve a estar.
Despacio vuelve a la casa
allá por el arrabal,
mañana cuando amanezca
a la playa volverá.
A ver de nuevo a su amado
que nunca suyo será.
Ella es de la judería,
él Deán de catedral.

La Reyna Roja



LA ESPERA (1)



LA ESPERA (1)

Al levantar la mañana,
en la playa frente al mar
espera ver a su amado,
espera verle pasar.
Le ve llegar a caballo,
por la arena al paso va,
el sol le besa la boca
que ella desea besar.
Cierra los ojos soñando
que la sube a su corcel;
la abraza por la cintura
funde su cuerpo al de él.
El aire roza su cara
la despierta para ver
que unos pasos adelante
le esperaba su mujer.
El dolor ciega sus ojos;
y hacia el agua se encamina
dejando que el mar apague,
el fuego que le domina.

La Reyna Roja



MILAGRO ES LA VIDA



MILAGRO ES LA VIDA

Perdonen su mercedes que en milagros no crea,
la vida me ha enseñado a creer lo que yo vea.
¿De milagros hablamos? Solo uno se plantea
desde antaño en mi mente y en ella tintinea.

Un milagro es nacer, un milagro es la vida,
encuentro celular, naturaleza unida
en amniótico mar, creciendo sumergida
hasta el amanecer que alumbra la salida.

Despertar en la tierra de buena madrugada,
despuntar poco a poco deslizada en la nada,
lucir como las flores, fallecer apagada,
las células matando, la unión que fue creada.

Y volver a la nada, ser polvo de la tierra,
descansar y haber sido milagro que se encierra
en el ciclo divino de la vida y la guerra,
del ser que eternamente a la vida se aferra.

La Reyna Roja

ESPERA



ESPERA

Veo tu silueta en la lontananza,
sé que me esperas,
que va siendo la hora. La esperanza
se aleja y voy perdiendo la batalla.
Ven sin prisa, no importa tu tardanza,
la vida sigue,
no comiences ahora la mudanza
que el tiempo de cosecha no ha llegado
y aún no he terminado mi labranza
en este suelo.

Estas en la guadaña recostada,
buscas la hora
que al tiempo de nacer me fue marcada.
Olvídame, que aún me queda tiempo
y en la mente la lucha comenzada
buscando un final,
que sin prisa persigo aquí tumbada
en este otoño suave de mi vida,
gozando cada hora perfumada:
tú, solo espera.

Espera que termine este bosquejo
un día empezado,
sigue detrás de mí mientras despejo
del lienzo, las vidas enlazadas,
borraré su llorar porque me alejo;
quiero sus risas
cuando vean mi cara en el espejo,
que sepan fui feliz siempre a su lado.
De tu mano me llevas, pero dejo
esta vida sin pena. La he gozado,
y he amado.


La Reyna Roja

AMOR



AMOR

El amor se asomó un día a mi vida,
con la suave textura de una rosa;
mecido por la musa melodiosa
de la noche y su luna embellecida.

Me abrazaba la hierba complacida
con su fragancia dulce, misteriosa
y el arrullo del agua silenciosa
despertaba mi alma embravecida.

Amarlo todo, amar al sol, al mar,
a la vida, manantial de ternura,
a lo que fue y a lo que ha de llegar.

Al infinito; al hombre que yo anhelo,
al universo azul, que me encadena;
a la música, mi amor y gran consuelo.

La Reyna Roja



AMBICIÓN



AMBICIÓN

La ambición es el mal que corroe el alma
alzando una muralla en solar vacío,
donde solo encuentras el ruin "ansío"
y el avaro de poder creciendo en calma.

Desprecias la existencia del que te aporta
tu triunfal existencia, de rey del mundo,
el premio son migajas y el nauseabundo
desprecio de creerte que nada importa,

que solo tú, es dueño del poder del orbe,
capitán de barco en mar embravecido,
aplastas de tu paso al que se ha caído
y acallas su protesta, que no te estorbe.

Loco, orate, que la ambición te ata
a una vida falaz de insano anhelo;
la guadaña que se alza sobre tu cuello,
no se para en ambiciones cuando mata.

La Reyna Roja

TE EXTRAÑO




TE EXTRAÑO

Te extraño cada día,
cuando despierto sin ti en la mañana
buscando tu calor bajo la sabana
y descubro que estoy sola y vacía.

Te extraño cada noche,
en la penumbra, te busco como un ciego,
centímetro a centímetro toco y ruego,
que mi mano tu camisa desabroche.

Te extraño. ¡Como extraño!
el aroma de tu cuerpo que impregnaba
cada poro de la piel que me rozaba
y sigue pegado en mi como hace un año.

Extraño esa sonrisa,
que veía al despertar en noche clara,
con resplandor lunar frente a mi cara
haciéndome tu fiel sacerdotisa.

Extraño el despertar,
de mi sueños tan llenos de tus sueños,
que pongo cada día gran empeño,
en no dejarte de amar… ni de extrañar.


La Reyna Roja

MARIONETA



MARIONETA

Se vuelan en el aire los principios
por veredas de espinas y de flores,
en arenas movedizas de dolores
y en el asfalto firme,  entre edificios.

Llueven perlas del cielo jalonadas
a una recua de efectos secundarios,
son alhajas que queman cual sudarios
que llegan del vacío… a la nada.

Los sobornos del tiempo se concentran
en una fila gris de carroñeros,
disfrazados de buenos caballeros
a la caza de todo lo que encuentran.

Hoy te ofrecen el mundo en la bandeja
del mejor restaurant del universo,
mañana, tú serás un ser inmerso
en un contenedor hasta la ceja.

Los principios son silabas flotando
en un mar de mentiras y de engaños,
nos ofrecen confianza de por años,
que se funden según se van lucrando.

Mienten con la sincera valentía
del torero delante del morlaco,
con su capote al frente son bellacos
toreando derechos cada día.

Confunden los deberes por poderes,
él te ofrezco, por el yo me merezco,
me has votado por eso prevalezco,
soy el dueño y señor de tus haberes.

Pierden toda conciencia del deber
subidos en la cumbre del sistema,
que cambian a su gusto, "sin problema".
¡Yo soy la marioneta del poder!.


La Reyna Roja

miércoles, 18 de diciembre de 2013

ESCONDIDO


ESCONDIDO

Hoy el sol ya se ha recogido,
la estela de su luz he buscado,
sabiendo que solo se ha escondido
y la luna en su cielo ha dejado.

Se ha marchado, dejando a la austera
Selene la noche por tributo,
es ahora guardiana severa
de la tierra, la vida y su fruto...

Me siento con la sombra en la noche
a esperar que pasen los minutos
y ver despuntar un día nuevo,

Ayer te fuiste dejando el broche
de tu silencio, con diminutos
suspiros de luz que sobrellevo.

La Reyna Roja

EN POSITIVO

EN POSITIVO

Por cada día que nace
atrás queda otro que ha muerto,
con sus risas engarzadas
en cascabeles risueños,
con sus penas enceradas
para que duerman silencios,
se quedó atrás otro día
hay que comenzar el nuevo.

Por cada día que muere
amanece otro sin miedo,
ofreciendo su belleza
si le miras sin recelo,
el vaso está medio lleno,
el cielo es gris azulado;
que nada se ha terminado,
que todo puede empezar.

Muere el ayer nace el hoy
con una esperanza nueva,
levántate, mira al cielo,
el sol te ofrece su luz
su calor y su grandeza,
no lo desprecies, comienza
a devorar las delicias
que pone el día en tu mesa.

El hoy será mueva meta,
vivirlo un nuevo regalo,
levanta, dale la mano,
doblega su lado malo,
haz que sea tu callado
para llegar ganador.
Cada día terminado
es un día más gozado.

La Reyna Roja


MI MENTE



MI MENTE

Quizás se lio mi mente en la mañana
buscando una ilusión que reciclar,
la elegí para ti mirando al mar
dejándola en la arena abandonada.

Una ola la llevó hasta la bocana
del rio, por donde navega el mirar
de tus ojos, tú no pudiste encontrar
esa ilusión apagada tan cercana.

Mi mente, mi sombra, perdida en sombra
de un amor siempre oculto en la arena,
que es mi desolación y mi locura.

No busco una razón, busco a quien nombra
sin descanso mi nombre y encadena
mi sensatez, en una cueva oscura.

La Reyna Roja



MEJOR EL VERANO


MEJOR EL VERANO

Porque el frío congela la sangre,
mejor el verano,
con el sol abrasando las venas
y el mar muy cercano.

Sucumbir al masaje lascivo
del agua salada
y que el sol con sus rayos barnice
la piel blanqueada.
 
Si pudiera cambiar, cambiaría
cambiando al invierno,
el hielo fundiría del polo,
 con calor eterno.

La Reyna Roja.


¿Y QUÉ ESPERABAS?



¿Y QUÉ ESPERABAS?

¿Y qué esperabas?, ¿el consuelo
de los que compartieron duelo,
tristeza, amargura y pena
por la insoportable condena,
que la hizo buscar el cielo.?

Las lágrimas de terciopelo
se han secado en el pañuelo
de su mente, en dramas llena.
¿Y qué esperabas?

Ahora que buscó su cielo,
decoras el terroso suelo
con mármol. ¡Satírica escena!
Tu comedia, la burla obscena.
Pues ella, dejó en ti su hielo.
¿Y qué esperabas?

La Reyna Roja



OPTIMISTA



OPTIMISTA 


Por el metro en la mañana,
tú cantas en el vagón,
la ruta es tan cotidiana
que me alegra el corazón

Tú cantas en el vagón
con tanta paz y optimismo
que me alegra el corazón
y me insuflas dinamismo

Con tanta paz y optimismo.
te sigo por el andén
y me insuflas dinamismo
día tras día en el tren.

Te sigo por el andén,
con tu música temprana
día tras día en el tren
por el metro en la mañana.

La Reyna Roja