lunes, 9 de junio de 2014

SUSURROS



SUSURROS 

Susurros que se escuchan
unidos en las sombras
sabiendo que la nombras
urdiendo en su pasado.
Recuerdas ya callado
resucitar el sueño
oteando risueño,
susurros que se escuchan.


La Reyna Roja

CIMA

HAIKUS
CIMA

En la cima del mundo
hoy os deseo
un día placentero.

La Reyna Roja

MARIQUITA

Reponiendo las fuerzas
la mariquita elige
su frugal dieta.

La Reyna Roja

AGUA

Una gota de agua
es la grandeza
que salva la fauna.

La Reyna Roja

OTRO DÍA

Un nuevo amanecer;
ya brilla el sol
otro día comienza.

La Reyna Roja



HIENAS

HIENAS

Sus ojitos de gacela
se van quedando sin brillo
se cubren con el visillo
del hambre que le encarcela.
El cuerpecito revela
la tormenta silenciosa
que se libra cadenciosa
en su vientre desolado,
a la espera de un bocado
de esperanza deliciosa.

Una esperanza perdida
en la panza del coloso,
que atesora poderoso
los deseos de su vida.
Alimenta sin medida
dictadores, encumbrados
en la cima y ensalzados
por las élites mundiales,
que necesitan sus males
para colmar sus bocados.

El “Ge veinte” anida hienas
disfrazadas de corderos,
asquerosos usureros
prebostes de las condenas.
Autores de las cadenas
del hambre que cubre el suelo;
un misil es caramelo
que no les daña el bolsillo,
pero en África es el brillo
de un pozo y agua del cielo.

La Reyna Roja




ENTRE SUS PLIEGUES

ENTRE SUS PLIEGUES

Me escondo entre la sombra de tus cejas
abrazada a la corriente de tu risa,
allí quiero perderme con la brisa
de tu mundo feliz, “ si es que me dejas”

Ser parte del oasis de tus ojos
viviendo en la mirada que refleja
la corriente del mar cuando se aleja
llevando entre sus olas tus enojos.

Quiero ser las manos que acaricien
las manillas del tiempo de tu vida,
pararlas cuando sufras una herida
y de nuevos soltar, que se reinicien.

Déjame entrar al fondo de la vida
que duerme tiernamente en tu interior
embriagarme en tu perfume de amor
quedar entre sus pliegues escondida.

La Reyna Roja


CÁLZALE UN NEGRO ARNÉS

CÁLZALE UN NEGRO ARNÉS

Cálzale un negro arnés
a su loco corazón
líbrale de la prisión
zaguán del viejo ciprés.
Abre su puerta y después
arráncale de las cadenas,
en las malas y en las buenas
une tu mano a la suya,
no dejes que le construya
ningún altar a sus penas.
----------------------------
En la aurora boreal
goza la luz en el cielo,
rinde pleitesía al suelo
ornándolo cual cristal.
Átomo espiritual
rebosante de energía  
noche que se vuelve día
en estampas de colores
superior al de las flores.
¡Rinde al mundo pleitesía!

La Reyna Roja



NO ME NIEGUES TUS BESOS



NO ME NIEGUES TUS BESOS

Voy a prender de antorcha un estandarte,
la oscuridad del mar me vuelve loca,
tu barca ha encallado en una roca
y a ti no se ve en ninguna parte.

Esperaré que vuelvas sin llamarte,
porque mi corazón no tiene boca,
solo sabe latir y se desboca
como el recio alazán ante un encuarte.

Por la playa vagando voy perdida,
aguardo como amante traicionera;
te fuiste sin mostrarme la salida

y aunque el mundo te tenga prisionera
en el fondo del lago de la vida
no me niegues tus besos, compañera.

La Reyna Roja



AMANTE MISTERIOSO

AMANTE MISTERIOSO

Me envuelvo enamorada entre tu piel,
dejándome arrastrar por los caminos
que tu marcas, llevándome a destinos,
a veces de ilusión, otras de hiel.

Me llevas en tus alas, tras la miel,
formada en los alegre remolinos
de panales de cera cristalinos
como el ámbar, o el ínfimo oropel.

Fuiste y eres mi amor, desde la cuna,
cosida vivo en ti mis emociones,
mis penas, mis quereres, mis pasiones.
mi amanecer, mi ocaso, mi fortuna.

Eres vida el amante más hermoso,
el galán que me observa misterioso.

La Reyna Roja



LIBRE



LIBRE

Nací libre, eso pienso,
en una tierra vejada
por la guerra aquí librada
y con olores a incienso.

Yo era libre en el disenso
que se libraba sin tino
por el extenso camino
de leyes que me cerraban
la libertad que emanaban
las neuronas de mi sino.

Segregaban osadía,
luchando contra la historia
que embutían en mi memoria
con mala filosofía.

Ahora ya, en la sombría
decadencia del sendero,
la libertad es lo primero;
ya no hay ley ni religión
que anule mi convicción
o frene mi rebeldía.

La Reyna Roja



QUISIERA SER


QUISIERA SER

No creo que haya otra vida,
en el cielo o el infierno.
¿Habrá algún lugar eterno
cuando llegue la partida?

Cuando busque la salida
y al misterio me incorpore
sin que el ansia ya devore
mi obsesión tan misteriosa;
quisiera ser la orgullosa
sirena, que en el mar more.

La Reyna Roja

ME PREGUNTO


ME PREGUNTO 

¿Qué es la muerte? Me pregunto,
esto le inquieta a mi alma,
es un infierno en la calma,
o la gloria en su conjunto.

Cómo quedará difunto
mi otro yo por el espacio,
seré estrella, o un topacio
en la cola de un cometa,
o una lágrima obsoleta
en la cara de un batracio.

La Reyna Roja



MÁS ALLÁ




MÁS ALLÁ

Perdidos en las dunas del silencio,
con la suave caricia de la noche    
rozando nuestras almas                      
y el ronco susurro de la mar          
deslizándose ansioso,           
por la tierra caliente           
que acoge nuestros cuerpos anhelantes  
fundidos en los brazos                        
del Dios Eros y su corte de amor;  
más allá de la tierra y de la vida,  
más allá de la muerte silenciosa,     
mecidos en un mágico exorcismo     
de besos y de amor, bajo la luna llena,
en la playa más bella de éste mundo.

La Reyna Roja

AMARGA LIBERTAD

AMARGA LIBERTAD

Creamos nuestro mundo
del bien y al mal,
nuestro mundo de amor,
sin reglas, sin preguntas;
dos peces carentes de sentido
flotando por el mundo de los sueños.
Los días eran ríos caudalosos
por los que navegar
sin buscar un remanso,
unidos en un dulce torbellino
bajábamos al mar
¡Que corto fue el camino!
En rio revuelto,
demasiados peces que pescar
y tú la red lanzaste
sin mirar hacia atrás.
Dejando que siguiera caminado
bañada en soledad
arrastrada hacia un hondo torbellino
de amarga libertad.

La Reyna Roja


LA NOCHE



LA NOCHE

La noche se ha adueñado de los sueños
tapando con su velo la alegría,
ha segado la voz a la poesía
le ha cortado los vuelos aguileños.

Ha robado la luz a la palabra,
borrado de las letras el encanto,
ha mojado las silabas con llanto
y segado de la forma más macabra

el deseo de ver sobre el papel,
los rasgos atezados del poema
bailar como un alegre cascabel,

sentir como se funden sin problema
y forman un elenco en el cartel.
¡La noche ha sembrado su dilema!


La Reyna Roja

Poema Amor de Susana March glosa de este poema

Poema Amor de Susana March glosa de este poema

Aquí, en los brazos, siento gravitar las estrellas,
el pecho de Dios mismo, la dorada gavilla,
el vuelo de los pájaros, el corazón del mundo,
el peso inagotable de mi melancolía.
-------------------------------------------

Porque sé que la vida me premió con amor,
no puedo despreciar las marcas de las huellas
que el tiempo fue dejando posado en mi camino
aquí, en los brazos, siento gravitar las estrellas,

las llamas del volcán, el llanto de un amigo,
el beso de mis hijos, el correr de la ardilla,
el olor del cilantro, el ulular del viento,
el pecho de Dios mismo, la dorada gavilla.

Aquí, en los brazos, tengo, la sed y el hambre unidos
el olor a  miseria, hasta lo más profundo,
el sueño que se ha roto, por jardines perdidos,
el vuelo de los pájaros, el corazón del mundo,

Aquí en los brazos tengo, el recorrer del tiempo
un cariño perdido, que ya no volvería
se quedó en la mortaja, como mal pasatiempo
del peso inagotable, de mi melancolía.


La Reyna Roja

sábado, 7 de junio de 2014

RECUERDO


RECUERDO

Mi corazón ardía en la apagada hoguera
de tus ojos turquesa perdidos en el vuelo
alegre de la alondra, que cantora quisiera
allanar el camino de tu subida al cielo.

Me abrazaba a tu cuerpo como una enredadera,
queriendo ser volcán en la árida y fría
estepa que el otoño robó a la primavera 
y entre luces y sombras segaba tu energía.

Mi lago de agua dulce, mi laminado espejo,
donde la luz se pierde y crecen los latidos
profundos como el mar, dulces como un añejo
licor embriagador, que nubla mis sentidos

Añoro tu sonrisa que llenaba mi vida
y que el otoño gris, en humo ha transformado,
añoro tu ternura que mantenía encendida
las brasas de la hoguera, que el tiempo no ha apagado.

La Reyna Roja



FLOR DE PORCELANA

FLOR  DE PORCELANA

La vida hay que vivirla día a día
sin contemplar la angustia ni la pena,
buscando los momentos de alegría,
que la existencia de ellos está llena.

Llena está de esperanzas y de azúcar,
de sal y de limón curando heridas
de sueños que no puedes olvidar
y dudas que es mejor dejar perdidas.

La vida hay que gozarla cada instante
dejando en la maleta la tristeza
buscando entre las sombras al brillante
amor, que nos da luz con su belleza.

Abrazar el albor de la mañana
y el bello anochecer mirando al mar
la vida es una flor de porcelana,
tan frágil, que no la puedes tirar.

La Reyna Roja




HAMBRE

HAMBRE

Su estómago es una  sinfonía
con un chirriar constante de sonidos
que suben hasta entrar en los oídos
clamando por su pan de cada día.

Siente que suben y bajan a porfía
los gases y campean decididos
a no darse en la lucha por perdidos,
sin comida, silencio ya no habría.

La  vista viene y va a ninguna parte,
no encuentra ni una miga en la panera
y ve con gran placer por un instante

su salvación, mirar en la nevera.
Tan blanca tan vacía y tan sin vida
que ruge en su interior ahora una  fiera.

La Reyna Roja



TU DESTINO

TU DESTINO

No fue largo ni angosto tu camino,
una alfombra de flores lo marcaba,
el trino de las aves te alababa
y el éxito sellaba tu destino.

Eras la abeja reina en la colmena
rodeada de zánganos gentiles,
de mieles y de cera eran serviles
y a tus pies anudan su cadena,

Reinabas en tu búnker caprichosa,
nadie osaba brillar más que tu brillo,
guardaban su fulgor en el bolsillo
esperando a su hada poderosa.

Una mañana el cielo despiadado
agachó tu arrogancia con sus rayos,
alejó con un trueno a tus vasallos
y acabó con tu hoy y tu pasado.

La Reyna Roja



NUBE AZUL


NUBE AZUL  (Soneto con eco)

Mi musa hoy no es inteligente -gente
no quiere desplegar su pincelada -helada
se siete una loca rematada -atada
luchando por remar contracorriente. – ente

Siente que se la escapa lentamente –mente
la rima y el compás desesperada, –hada
la voz se desquebraja avinagrada –agrada
y mira hacia el ocaso indiferente. –diferente

Clama luz a la luna que la inspira –ira
la llegada de Venus, bella diosa, –Diosa
que rasgue de su mente el blanco velo –velo

y aparte la indolencia que respira –espira
dejando que se eleve silenciosa -osa
sobre una nube azul de terciopelo. –pelo

La Reyna Roja

ROSAL EN PRIMAVERA


ROSAL EN PRIMAVERA

Es el amor, rosal de primavera
que envuelve entre sus pétalos dulzor
con flores de cariño y de ilusión,
de aroma de clavel y de madera.

Es un rayo de sol en la pradera,
el cielo en el crepúsculo, el olor
del aire, el perfume de la flor,
que llena de pasión la vida entera.

Despliega amor tus alas a la aurora,
con tu  halo de luz, con tu belleza
y llévala de tu aura seductora

hasta donde se funde la grandeza,
del fuego y la pasión y sin demora,
destruye con tu ardor su fortaleza.

La Reyna Roja



HAIKUS



Haikus
MAR DE CRISTAL

Sobre un mar de cristal,
descansas nubes
por donde caminar.

La Reyna Roja

PAISAJE
Entre el cielo y la tierra,
se extiende un blanco manto
de nubes bellas.

La Reyna Roja

POETA
¿Se puede aprender
a escribir con el alma?
Porque eso es ser poeta.

La Reyna Roja

PENTAGRAMA
Pentagramas de flores
crean música
para aromar amores.

La Reyna Roja

EL ROBLE
El roble Ángel
un árbol milenario.
¡Extraordinario!

La Reyna Roja

EL SALMÓN

Remonta el río
el salmón a desovar.
¿Volverá al mar?

La Reyna Roja








Haiku 1

el sol ha madrugado
y el girasol
con él se ha levantado

 Haiku 2
Se ha levantado
llenando de colores
a la humilde pradera.

La Reyna Roja

VUELVE

Constrúyeme el camino
y escribe sobre su asfalto
aprésame en tus poemas
y con el viento.
¡Elévame entre tus brazos!

La Reyna Roja

HERMANA

Eras mi luz, mi faro en la tormenta
la paz que soportaba mis locuras,
mi Job paciente mi hermana atenta
que sufría con mis llantos y mis dudas .

La Reyna Roja


SOL

Un sol acogedor
y reluciente,
nos da la bienvenida.

La Reyna Roja




EL AMIGO

Por pequeña que sea
la ayuda de un amigo.
Te da la vida.

La Reyna Roja


DESIERTO

El tórrido desierto
se adentra en el oasis
como un espejo.

La Reyna Roja


LA ISLA

Qué largo es el camino
que me lleva hasta ti
¡Oh, bella isla!

La Reyna Roja


TELARAÑA

La telaraña
de gotas de rocío
ascendiendo a la luna.

La Reyna Roja


ESTRELLA EN EL MAR

Un manto de estrellas
se ha fundido en la mar
y aprenden a nadar.

La Reyna Roja

LAS LETRAS

LAS LETRAS

Dejando sus pisadas
caminan los recuerdos por el tiempo
desnudos y callados
quitándole el aliento
del viandante que descubre las letras
escritas en el suelo.
Se agrupan los fantasmas en la mente
recitando muy quedo
los versos ocultos tras las rejas
de este barrio selecto
que vio crecer en sus entrañas la poesía
y la oculto en su cuerpo
sin dejar de crecer y de latir
hasta ser monumento
que brilla como el oro en la calle
de piedra y cemento.
Son Las Letras brillantes como el sol
que despiertan lamentos
por aquellos poetas que escribieron
dejando en este suelo
el corazón abierto en sus poemas
y su voz en el viento.

La Reyna Roja



LE PEDÍ


LE PEDÍ

Le pedí a la vida una sonrisa
me dio la primavera
le pedí un beso
me dio el sol
le pedí un sueño
me dio la luna
le pedí una caricia
me dio a brisa
le pedí un abrazo
me dio el rio
le pedí un susurro
me dio la música
le pedí una ola
me dio un mar
le pedí calor
me dio un volcán
le pedí un amor
me dio la tierra
le pedí una lágrima
y te trajo a ti.
En la primavera
con un beso bajo el sol
me haces soñar con la luna
entre sonrisas y abrazos
por el rio susurrante
al rompiente de las olas
sinfonía de la mar
el calor de tu volcán
que me mantiene en la tierra
enjugándome la lágrima
me regalas la sonrisa
que yo le pedí a la vida.

La Reyna Roja