martes, 27 de diciembre de 2011

OTOÑO (Soneto)



Otoño que llegas sin que te llamen
que empujas el verano al ostracismo
te llevas cada año algún recuerdo
desprendiendo las hojas una por una.

 Deja alguna que tape las ramas vieja
y los surcos marcados por el estío
que arropen los tallos ya encallecidos
que impidan algo el paso del denso frio. 

La alfombra que componen las hojas secas
dan color al camino en el regreso
sustento a las raíces en el invierno.

Cuando la primavera vuelva a la vida
las hoja ya heladas que me cubrieron   
caerán, dejando en él vida de nuevo.

La Reyna Roja

PENSAMIENTOS 4

PENSAMIENTOS 3

jueves, 22 de diciembre de 2011

ESOS RECUERDOS



Quiero seguirte queriendo, a pesar que no me quieras,
seguir teniendo tu imagen, en mi retina clavada,
tener el recuerdo alegre de un día de primavera,
paseando por el campo entre rosales y hiedras.
Quiero seguirte queriendo, a pesar de no tenerte,
sin poder mirarte ya...  el ocaso que los dioses,
pusieron entre nosotros,     impiden que vea tu cara,
y ni siquiera tu sombra, reflejada en el espejo.
Quiero seguirte queriendo, a pesar del hielo frío,
que el invierno trae del norte, congelando tus suspiros,
para que no pueda oírlos, impidiendo que el consuelo
pueda calentar de nuevo, la fragua de los deseos.
Quiero seguirte queriendo, aunque mis luces se apaguen,
que mi ojos no se cierren, a los cauces de tu cuerpo,
que se abran nuevos badenes, donde esconder el deseo,
de tenerte entre mis brazos, abrazando mis recuerdos.
Quiero seguirte queriendo, sin saber de tu presente,
sin preguntar donde estas, ni saber de donde vienes,
no necesito que cambies, los caminos de tu vida,
sólo recordar tu amor por el resto de mis días.


La Reyna Roja   22 DE DICIEMBRE DE 2011

miércoles, 21 de diciembre de 2011

INDIGNACIÓN





INDIGNACIÓN

Soy lo que soy, polvo aire  agua.
locura desenfreno, inconsciencia,
lo que en el mundo llaman
insano por inusual.


Soy una loca en un mundo
regido por la locura
de unos cuantos tarados
llamados gobernantes,
que si me gobernaran
saldrían de estampida.


 Ellos no saben nada
 no saben que si mandan
yo jamás obedezco,
que si ordenan
sorda y y tonta me vuelvo.


Que no tengo orden ni quiero,
obedecer sus gobiernos.
Soy como decirlo
la parte que se opone,
a que alguien sin cordura
intente que obedezca,
soy por naturaleza.


Inconformista, desobediente,
me encanta contrariar,
no me gustan las normas,
soy atea y lo digo,
pues con ello me siento
mucha mejor persona
de lo que ha veces digo.


Os odio regidores del mundo
ricachos abusones de mierda,
estoy fuera de vuestro mundo
pues dentro yo soy tan mierda,
como todos vosotros, inmundos.


Tantas ganas tenía
de deciros lo que siento
que creo que ahora soy
como una hoja al viento,
que me importa un comino
vuestro precioso nombre,
vuestro precioso oro,
y vuestra mierda de puesto.

La Reyna Roja  

CANDADOS

lunes, 12 de diciembre de 2011

EL VOLCÁN

EL VOLCÁN

Seguir quemando vida  en el volcán,
entre burbujas de lava incandescente,
queriendo quemar la soledad,
o ansiando vivirla lentamente.

Que el calor funda el hierro del amor,
rompiendo las cadenas que le unen,
a la vida con garfios de pasión,
transformándolo en la lava que se funde.

Que se queme, arda lentamente
el tiempo perdido entre recuerdos,
se transforme en humo y suba a Marte,
para hundirse en el Olimpo de los sueños.

Olimpo, volcán para encender
de nuevo la caldera del amor,
y entre diamantes de negro carbón,
fundirse en explosiones y vapor.

Fundir en el rojo de tu entraña,
en el magma que espera explotar,
dolor, soledad, angustia,
pena, desencanto, humillación.

Cuando el magma entre en erupción
conseguirá volverlo en lava ardiente
arrastrando su dolor por la ladera
y en el valle, empezar una vida nueva.

La Reyna Roja

domingo, 11 de diciembre de 2011

MADRE "Soneto"

Cambiaste el sufrimiento por descanso
la vida descarnada, abandonaste
cansada... ella  no te dio buenos momentos
tu huida, fue la huida hacía la paz.

Diciembre, fue el momento de partida
silenciosa, como fue siempre tu vida
sin adioses, sin quejas y dormida
volaste tú hacía el cielo madre mía.

De mi mente, tu recuero no he borrado
fuiste el espejo donde siempre me miraba,
tú, me ofreciste libertad, amor y calma.

Tenías que dejarme ¡y lo sabias!
Silenciosa, después de un beso te dormiste,
no quisiste, que sufriera tu partida. 

La Reyna Roja

sábado, 10 de diciembre de 2011

LAMENTO



Luna, cielo, nube, aire
acogen los mil deseos,
que se esconden fieramente
en el fondo del un mar negro
donde acumulan poder
para exponer los lamentos.
Lamentos de no poder
elegir los mil deseos,
confiando en obtenerlos
navengan hasta la sima
de los deseos secretos.
Arrancarselos al mar
de la profundidad oscura
arrastrarlos a las playas,
de las islas del amor
con arenas ambarinas.
Allí escoger los deseos,
de miradas y caricias
de besos y de sonrisa,
que les robas a los naufragos
dejando a cambio tablas,
de deseos ya vacías
En el mar de aguas oscuras
por las cárceles profundas,
donde escondes como avaro
los deseos atrapando
luna, cielo, nube, aire.
Conjugar una tormenta
y que una ola gigante
rescate el vientre oscuro
del mar esquivo y ladrón
los mil deseos que guarda,
sin los que la vida es
algo sin mucho setido.

La Reyna Roja

jueves, 8 de diciembre de 2011

MI PESADILLA


Camino por la calle ignorando todo lo que me rodea. Me siento pequeña e indefensa ante esta situación.¡Me han despedido!
Mi jefe ha echado por tierra mi trabajo de estos últimos años.
Su escusa: “En estos tiempos de crisis, la economía está muy mala.
Lo siento, pero a alguien le tenía que tocar” Vale, es cierto, a alguien
le tenía que tocar, pero ¿Por qué a mí? Si en la fábrica somos más de
cien. ¿Con que regla han medido? Ves, si eres tonta, tu todos los días
llegabas a tu hora y te ibas de las últimas. Siempre eras puntual sacando
tus trabajos. Les has hecho ganar mucho dinero ¿Y así te lo pagan?
No me he dado cuenta, estoy llorando. Siento vértigo, no tengo ni idea
que debo hacer. A José, mi marido, lo despidieron hace 6 meses y aún
no ha encontrado trabajo ¿Cómo le digo que también a mi me han despedido?
Si no hubise sido tan tonta, venga a trabajar para que la empresa saliera
a flote.
- Señorita Ortiz ¿Puede quedarse hoy? ¡Es que tiene que salir la Producción!
- Claro señor Fernández, no hay problema.
- "No hay problema, no hay problema".
- ¿Como que no hay problema? Idiota, ¿y tus hijos? Están solos en casa, su
padre llega tarde, del curso de soldador al que acude.
- ¿Quién los ayuda, con los deberes, les pone la cena, vigila que se cuesten
pronto?. Pero tú tan tonta, si señor Fermández.
Venga a hacer sándwiches, dejandote los riñones en la cadena venga una Horita o dos más, si no fuese por que lo necesito...
Que tiene que salir la producción, ¡como si a mi me importase!, lo único que me importa, es que a final de mes suba la nómina un poco más.
Y ahora ¿que? ahora al paro, uno más.
A ver, ¿como llegas a casa y les explicas a los niños que este año los Reyes vienen flojitos, que tienen que pedir solo cosas necesarias? Que los juegos para la Nintendo que quiere David, no lo son y que la guitarra que Darío lleva pidiendo varios meses no va ha ser posible.
Bueno, Darío es ya más mayor tiene 12 años y puede comprender la situación, a David habrá que hacerselo comprender con paciencia, solo tiene 6 años y los Reyes aún tienen una magia especial para él.
Bueno chica, no puedes seguir dando vueltas por la calle, las cosas no se solucionan solas, vamos, hay que hacele frente.
Camina, continúa tu paseo hasta casa, ves dejando tu ira por el camino, que no noten los niños tu problema. De momento tienes el paro, tampoco es que tengas que pedir en el metro. Cuando llegues a casa ya lo hablarás con José y todo lo veras menos negro.
Las lágrimas me vuelven a los ojos, cuando me acerco a casa. entre ellas veo a mis hijos que vienen en compañía de su padre. Pero... si tenía que estar en el taller donde hace el curso! ¿Como que está con los niños de paseo?
Vamos, acércate a ellos, no seas cobarde, cuando les cuentes lo que ha pasado, te tranquilizarás y pensarás en tu futura vida de parada.
Camino firme hasta ellos, pero no puedo contener las lágrimas al llegar a su altura, mi marido secandome las lágrimas y mirándome a los ojos me pregunta.
- ¿Que pasa cielo? ¿Por que lloras y estas tan pronto por aquí?
- José, me tiro a sus brazos, sin poder dejar de llorar. Me han despedido del trabajo, ahora estamos jodidos , los dos en el paro. Pero... ¿Y tú? ¿Que haces por aquí a ésta hora? Debías estar en el taller. ¿No?
- Si, pero alegra esa cara, han llamado de una empresa por que necesitaban un soldador, con tan buena suerte, me han mandafo a la entrevista y me han contratado. De momento, sólo seis meses,después, ya veremos.
Ya verás, todo al final saldrá bien…

La Reyna Roja

miércoles, 7 de diciembre de 2011

EL MAÑANA


El mañana ya es hoy
el hoy fue ayer,
es el tiempo el que envejece
a todos sin compasión.
Busco en el espacio,
para parar el ayer.
En el ayer, estas tu,
el mañana esta vacío,
pero se puede llenar
con los agujeros negros
de los ojos del pasado,
o con los lagos azules
de los ojos del futuro.
Cada día que se pasa
es tiempo que se ha vivido,
que tienes que reponer,
sin olvidar el vacío
que deja en la oscura
parte mas cerebral
de tu yo circunstancial.
El hoy fue ayer,
el mañana ya vendrá
empujando acelerado
para que no dejes pasar
el tiempo sin esperanza.
Vivirlo intensamente
amándolo como a la madre,
deseándolo como al amante
y adorándolo como al sol.
Es el tiempo que se va,
nos aleja de la vida
si no sabemos usarlo
y dejamos que se aleje
sin exprimirlo hasta el fondo,
habremos perdido el tiempo
y la vida, sin saberlo.

La Reyna Roja 

SEGUIRÉ



Seguiré amándote a escondidas,
estaré esperando tu llamada,
buscándote en las aguas del arroyo
o en las algas marinas en la mañana.
Sentirte de nuevo cada día,
dándome un beso en la mañana,
el abrazo entre naranjos a escondidas
la sonrisa que me ofrecía esperanza.
Seguiré esperando tu regreso,
por que nada se pierde para siempre,
cuando se quiere, queda la nostalgia
la curiosidad de si se ama eternamente.
Sigo buscando en la mañana tu regreso,
te espero apoyada en la ventana,
si no apareces apagaré las luces,
dándole una nueva luz a la esperanza.
No importa que me regales tu silencio,
me acostumbré a estar en ventana,
escuchando el cantar de las alondras
esperando de nuevo tu llegada.
Quiero seguir amándote a escondidas
a pesar del dolor y el desengaño,
la vida es tan difícil de vivirla que...
vivirla por tu amor, no hace daño.
La Reyna Roja

martes, 6 de diciembre de 2011

CENTRO COMERCIAL





Sobre las altas cristaleras, un cartel con gigantescas letras rojas dice
CENTRO COMERCIAL EL GRAN GASTADOR.
Las grandes puertas correderas, no paran de abrirse y cerrarse por el
constante intercambio de personas entrando y saliendo.
Es el mes de Diciembre, la planta baja del centro comercial es un reflujo
de gente, un sombrío oleaje rebosando vida.
Rostros femeninos mirando los escaparates donde los vestido se exponen
en maniquíes de cuerpos estilizados y los jersey descansan sobre imaginarios
copos de nieve y serpentinas que como adorno que decoran los mismos.
La expresión arrobada de las caras de las mujeres y la expresión anhelante
de los niños, con sus caritas pegadas a los cristales de las tiendas de
juguetes y golosinas.
Bajo toda esa armazón de hierro y cristal, escaleras eléctricas y pasarelas
fluye la vida en un interminable ir y venir de personas.
Una señora, con abrigo verde y altos zapatos de tacón negros, lleva de la
mano a un niño, moreno de pelo rizado, grandes ojos negros, que se
agrandan aún más, al ver a Papá Noé. Un enorme muñeco de cartón piedra,
que ocupa una gran superficie en el centro del pasillo por donde caminan.
Suelta su mano de la mujer que le acompaña y corre hacía el, sin escuchar
los gritos de la señora que le llama y que se pierden en el zumbido del
sonido que retumba como un río crecido.
La mujer corre tras el niño resbalando y cayendo al suelo, de manera que
un pié queda debajo de su cuerpo. El gesto de dolor refleja el quejido que
sale de su boca.
Su cabeza, se mueve de un lado a otro buscando. Hace un esfuerzo por
levantarse, su cara demuestra con el gesto que algo anda mal, y sigue
sentada en el suelo, esperando entre un corro de personas que intentan
ayudarla.
Por las escaleras mecánicas, que se ven al fondo bajar dos señores con
uniformes grises y que lucen una placa en su solapa en la que se puede
lee SEGURIDAD EL BANCO ROTO. Se acercan con paso firme hacía el lugar
donde la señora se encuentra, con gestos de suficiencia, alejan del entorno
a los mirones e intentan levantar a la mujer, pero esta les indica que no es posible, su cara y las lágrimas que resbalan por ella dan nota del alcance de su dolor.
Uno de los guardas, habla por el teléfono móvil mirando a su compañero,
este conversa con un señor, que por sus gestos indica una dirección del
pasillo, al que se dirige sin decirle nada con un andar rápido...
La gente se sigue caminando entrecruzándose entrando y saliendo
de un comercio a otro y parándose cuando llegan a la altura donde la mujer
sigue en el suelo.
El guarda de seguridad con aspecto de preocupación, intercambia miradas
entre la puerta principal y la dirección por donde se ha ido su compañero,
sin moverse del lado la señora accidentada.
La llegada a la puerta principal de una ambulancia relaja sus facciones, observa los movimientos de los sanitarios entre la gente y como al llegar a su altura se acercan a la mujer amablemente y comienza a atenderla. Habla con el que a la llegada se presenta como jefe, una mujer mayor entrada en carnes, con un uniforme que no deja lugar a dudas a que cuerpo pertenece, un pantalón rojo, una camisa del mismo color, luciendo en la espalda una cruz roja sobre fondo blanco. Durante unos minutos conversa con la doctora, "ese era el cargo que figuraba en la plaquita que ésta lucía en el pecho". Ella asiente con la cabeza, él se va por donde hacia unos minutos había desaparecido su compañero, su mirada pasaba de unos a otros, entre la oleada de gente que no deja de fluir como una corriente marina. Miraba en los comercios por donde iba pasando, Su mirada se dirigió a una juguetería, donde se distinguía la silueta de su compañero, con un niño de la mano, riéndose delante de una Play Station que marcaba The End.
Esperó la salida de estos del establecimiento, uniéndose a ellos de vuelta, hacía lugar donde habían quedado atendiendo a la señora los servicios de la Cruz Roja.
Al llegar al lugar la señora estaba sentada en una silla de ruedas con la pierna vendada, su cara había cambiado, el color había vuelto a ella y una sonrisa se formó en sus labios, cuando vio de la mano del guarda al pequeño que sonreía.
El niño se soltó la mano, corrió hacia ella, mirando con cara de extrañeza a las personas de la Cruz Roja que la rodeaban. La doctora coge al niño en brazos habla con él, y le deja en el suelo revolviéndole el pelo con la mano. En el suelo el niño salta y grita, agarra la silla de ruedas, la empuja, ayudado por un enfermero hasta la salida... Su carita tiene pintada la alegría que le produce subir a la ambulancia.

La Reyna Roja

LA SIEMBRA

Sembrado entre la piel
y el manto de la vida,
en el suelo abonado
de llanto y de dulzura,
nace el amor al ser
que un día en ti creó
la historia de un ayer
en un mar de color.
 
El horizonte une
con colores azules
como una sola cosa,
mar y cielo en la línea,
vida y muerte cosidas,
amor y desamor
ceñidos al completo,
por la delgada línea
de la tierra y el cielo
el amor es la unión
de cariño y deseo,
unen al desamor
tiempo y aburrimiento,
Cuando el amor se va
dejándonos sin alma,
por que la vida deja
de ser siembra en la piel,
de ser abono fértil
del manto de la vida.
deja de ser el ser
que el amor ha creado.
se va hacía el horizonte
de la tierra y el cielo
donde se pierde y funde
con el mar y el cielo.

La Reyna Roja

¿QUE FUISTE?




Fuiste viento que pasó
dejando desolación
un huracán de verano
que arrasaste a tu paso
lo poquito que quedaba
de credibilidad humana.
Fuiste un pobre pajarillo
que no podía volar
sus alas no desplegaban
lo querías intentar
pero solo fue un despegue
y aterrizaste sin mas.
Fuiste el fantasma del miedo
arrastrando tus cadenas
escondiéndote del aire
imaginando su cara
en un singular encuentro
entre sabanas y jaras.
Fuiste aprendiz de ratón
con cabeza de león
palabras de poeta ilustrado
pensamientos de diablo
acciones de desencanto
y adioses desesperados.
Fuiste o quisiste ser
un Don Juan conquistador
conquistando la ciudad
destrozando la razón
con la que entraste a formar
parte de la sinrazón.
Fuiste el humo que se esfuma
en el aire huracanado
con formación fantasmal
corazón ya muy gastado
alas de pájaro espino
en el fondo... un fracasado.

La Reyna Roja

domingo, 4 de diciembre de 2011

NIEVE EN LA CUMBRE


NIEVE EN LA CUMBRE
De nieve se cubrió la cumbre y de cenizas el valle
de sombras el horizonte y de verde la pradera
la mar se cubrió de gises y de naranja los cielos
esperando el crepúsculo de la vida en este suelo.

Nieve que en el invierno, llama a la primavera
que se derrite en verano, esperando el otoño
y cuando llega el otoño sabe que el invierno triste,
llegará sin remisión y anunciará el ocaso triste.

Nieve que borda las sienes de caminatas vividas
de largos días de lluvia en angostos horizontes
sobre pesadas cadenas de hierro forjado al son...
de martillazos forjando, el carácter de una flor.

Una flor fresca y fragante que lucia en los jardines
con sencillas margaritas y alegres madreselvas
que como la nieve en la cima de la montaña
se derritió su belleza, su aroma se degradó.

Avísame cuando llegue el momento de mi marcha
cuando se sequen los lirios y se apaguen las estrellas
para llenar mi maleta con recuerdos y muñecas
y poderme despedir del amor y de las penas.

Poder mandarle en la noche compinchada con la luna
una lágrima injertada en una rosa amarilla
un beso dado en las alas de la leve mariposa
y mi último suspiro en la cresta de una ola.

 La Reyna Roja

MIS CINCUENTA LUNAS


¿En cual de mis cincuenta lunas te encuentras escondido?
hoy te he buscado, ayer te busqué, miro, busco y no te veo
te has perdido entre las nubes de las tormentas eternas
entre las sinuosas ráfagas frías, de la dama de los vientos.
en el portal amurallado del huracán siniestro.
Mirando a la luna roja, veo el perfil del duende diurno
pero tu no estas, tu te has ido, no has querido verme.
En la luna llena vi, mi cara reflejada y tu sonrisa en ella
pensé que me estabas esperando, solo era un reflejo de mi mente
En el cuarto menguante, te fue difícil esconderte y saltaste a la luna creciente
donde encontré tus huellas que me llevaron a la luna nueva
allí cansada y rendida, el sueño me envolvió en la nebulosa de Orión.
Despierto buscando lunas... o buscándote en las lunas,
por que dormida o despierta te sigo echando de menos
escondiendo los momentos de cansancio hastío y frío
que el amor y el tiempo eterno, emboscaron en mi vida.
tu tienes cincuenta lunas para poder esconderte
yo tengo la vida entera para buscarte y quererte
La Reyna Roja

jueves, 1 de diciembre de 2011

ERES RECUERDO

ERES RECUERDO
Sé donde escondí los recuerdos;
en el corazón del árbol del la vida
que está en el camino del olvido
entre callejuelas serpenteantes,
y dragones con coraza de hojalata,
desfilando al son de una cigarra
que cansada de su vida anacoreta,
decidió ser guardian del viejo árbol.
El árbol, donde los recuerdos se amontona,n
esperando que vuelva a recogerlos,
el día que cansada de vagar
sienta la nostalgia del recuerdo.
Volveré a subir por la calleja
donde la sombra alargada del cipres,
impedirán que se divise el camino
y sus ramas, me cerrarán el paso
los dragones apretaran sus filas
obedeciendo a la cigarra anacoreta,
para impedir que yo con mi llegada,
abra el corazón del árbol viejo,
destapando la caja de Pandora
sacando los recuerdos a la vida.
¡¡Es mejor que sigan encerrados!!
que el olvido no daña ni ensombrece,
el recordar seguro que hace daño
porque... cuando guardas los recuerdos
es por que no quieres recordarlos.

La Reyna Roja

martes, 29 de noviembre de 2011

GRITOS



GRITOS

Sin voz grito en el silencio
de la sorda intransigencia
de no seguir contemplando
la derrota que se apresta
al llegar de nuevo el alba
a la oscura sordidez
en la que estoy encubierta.

Sin gritos, grito al silencio
para que escuche mi voz,
que grita desde el desierto
del corazón encerrado
dentro del caparazón
de la soledad profunda
del pozo de la razón.

Muda voz de la conciencia
que apagas el grito mudo,
sin que llegue a desfogar
de mi cuerpo hacía el abismo
por donde puede vagar
hasta encontrar el camino
de mi callada agonía.

Eres el grito callado
con el que llamo a tu puerta,
desde que el silencio cruel
selló mi garganta seca
para que tu no me oigas
clamar en la noche oscura
que tu amor fue mi locura.
Callar el grito apagado

que no volverá a salir
de mi cuerpo desgarrado
por que prefiere morir
a seguir con el dolor
de escuchar ahogadamente
tu boca diciendo adiós.

La Reyna Roja

TU VIENTRE













TU VIENTRE

Quiero al vientre materno entrar
esta vez para quedarme,
sentir su calor de nuevo
que reconforta mi cuerpo.

Oír la voz palpitante
ahuyentando de mi el miedo,
sentir tu corazón latir con ritmo cadente,
oírte cantar en susurro nanas
para que no me despierte.

Conjugamos vida y sueños
yo en ti, tu viviendo para mi.
La vida en tu vientre fue
¡seguro!, el mejor recuerdo.

Por eso quiero volver
a ser parte de tu cuerpo,
por que si hecho de menos
ese reducto pequeño,
debe ser por que ahí tuve
lo mejor que da la vida.

Todo el amor verdadero
que... añoro, lloro, y sueño.
El que jamás encontré
deambulando por la vida,
todo el amor que me dieron
fue siempre en contrapartida.

Tu me das y yo te doy,
amor por amor, un cambio,
tu nunca pediste nada
y recibiste muy poco.

Migajas de mi cariño,
pues tenia tanta ganas
de vivir la vida a fondo,
que a veces se me olvidó
darte un poco más de amor.

Quiero volver a tu vientre
esta vez, para quedarme
quiero volver vez sentir
verdadero amor por mi.

La Reyna Roja

domingo, 27 de noviembre de 2011

ASÍ ERES



































ASÍ ERES

Eres camino de hiedra
donde la vida se asoma,
con grandes y gruesas ramas
que conservaran tu estigma,
a través de la espesura
de la hojarasca y su vida.

Eres la rosa temprana
que crece en invernadero
tu perfume no es intenso
tus pétalos finos suaves
los tallos largos y erectos
las espinas púas graves.

Eres el agua del el río
que llega a la mar corriendo
pero que en algún regazo
deja la vida creciendo
y en eclosiones tardías
renueva el él la vida.

Eres la mar que aduces
con tus azules colores,
con tus rocas escarpadas,
de tus entrañas de fuego,
la que en noches de luna
enamoras hasta al sueño.

Todo eso y mucho más,
eres y has sido en la vida,
la hiedra, la rosa, el agua
y la mar obsesionante,
dando tiempo y la ocasión
a una vida de pasión.

La Reyna Roja

SIN VIDA


Sentir que el tiempo es amigo
de la tierra y de la vida,
ver de nuevo florecer
los anhelos que respiras,
sentir que de nuevo naces
del vientre profundo y frío,
de la sombría y profunda
historia del desafío.

Nunca serás luz profunda
que ilumine un camino,
solo eres simple vela
derritiéndose sin tino,
porque del amor no sabes
ni dirección ni destino,
solo que alguien lo vive
sin haberlo tu vivido.

Que vida tan aburrida
la viviste sin vivirla,
la odiabas sin conocerla
te acompañaba a diario
en tu camino sinuoso
para ser tu compañera
y una migraña compleja.

Vivir así no es vivir
solo es algo pasajero,
en el que la vida es
el infierno más desierto,
donde tu condena es
querer amar sin saber
y que te amen. ¡sin éxito!.

La Reyna Roja

sábado, 26 de noviembre de 2011

SILENCIOS


Silencio, solo silencio escucho
cuando a tu vida me acerco,
no he vuelto a escuchar tu risa
ni siquiera tus suspiros.
¡Para mi solo te quedan silencios!.

Con tu silencio me acuesto
y las sabanas recuerdan
nuestros tiempos entre ellas
con cantares de sirenas,
cuando las gotas de lluvia
sonaban en mis oídos
cayendo sobre mi cuerpo,

Entre tus brazos perdida
sobre tu cuerpo olvidada
sintiendo las voces tibias
de los cantos de sirenas
rasgándome las entrañas.

Mi boca arroyo fresco
que refrescaba tu boca
mis ojos luz en tu noche
que tu apagabas con besos
cerrándolos al ensueño.

Entre las sabanas mudas
que cubrían nuestros cuerpos
cuando cansados de amarnos
nos susurrábamos quedo
¡Cariño, cuanto te quiero!

¿Que pasó para que todo,
quedara un día en silencio?
para que nuestros susurros
pudieran hacerse hielo
fundiéndose en silencios.

La Reyna Roja

PENSAMIENTO



No merece la pena gastar cinco minutos de tu vida con personas que no te aportan nada más que indiferencia.



La Reyna Roja

SOÑAR PRODUCIONES REY

TE NECESITO CREACIONES REY

VENECIA


Bajo tus aguas turbias
hay un mundo de te quieros
grandes promesas de amor
y un gran sinfín de besos.

El sol envidia tus aguas
se asoma a ellas coqueto
se contempla y te da vida
se va, llorando por dentro.

La luna cuando aparece
y ve tu belleza limpia
sin embagues, sin pinturas
con tus casitas mojadas...

Siente que tiene que estar
siempre mirándote cerca
vigilando tu hermosura
escuchando quien se acerca.

Tu gran plaza jalonada
por esa torre tan bella
en tan colosal salón
que admiramos sin reserva.

En tu plaza las palomas
notan que la vida es bella
vuelan haciendo zis zas
entre miles de cabezas.

No las falta nunca pan
el agua nunca se seca
no siente temor por nadie
y en ti suben indiscretas.

Tus puentes espectadores,
de suspiros y de besos
tus aguas cómplices mudas,
de tantos, ¡tantos te quiero!

Callejones estrechitos
donde se abrazan parejas,
amantes y enamorados
de tu colosal belleza.

Quiero mecerme en tus aguas
al compas de una canción
con el viento a mi favor
en una góndola de amor.

Eres tan bella y tan clara
que como dice el poeta
no me importaría algún día
!!poder morir en Venecia.¡¡

La Reyna Roja

viernes, 25 de noviembre de 2011

HIELO


Ser estatua de hielo
es ahora mi deseo,
no tener capacidad
para poderte dañar,
no tener un corazón
que se desgaje día a día
y soportar el dolor
que me infringes sin medida.
Mi cuerpo será armazón
para guardar mi maldad,
mi alma, duro diamante
que nadie pueda romper,
mi corazón roca pura
para no sentir dolor,
mi cerebro el de un robot
que no piense más en ti.
Yo ya no quiero vivir,
no quiero sentir dolor.
Stop... ya fue suficiente
en mi largo caminar
mi descanso no existió
y mi paz solo duró
lo que dura en dar la tierra
una vuelta entera al sol.
Ser solo adorno en vida
es la mejor solución,
mirar solo como pasa
y cuando vuelva a girar
otra vuelta entera al sol,
empezar a derretirme...
y ver desde mi interior
de estatua fría de hielo
mi irremediable destrucción.
La Reyna Roja

jueves, 24 de noviembre de 2011

ENTRE LA TIERRA Y EL CIELO




Duele estar entre el cielo y la tierra
duele ser a veces quién no quieres
pero el dolor es mayor si olvidas.

Sin los recuerdos todo es vacío
pero con ellos dolor sombrío
mejor dormir y no sentir.

Llena de vida las esperanzas
de dulce brisa las soledades
y de ilusiones todos los males.

Cuando me miras todo renace
veo en las nubes volar delfines,
y en el mar nadar las águilas.

Me ahoga el aire de la montaña
cuando tu estas allá en el valle
será que tú eres mi aire.

Me duele estar aquí en la tierra
por que olvidé para que vine
cuando, porqué, también por quién

Me duele estar allí en el cielo
por que tan lejos no puedo verte
ni recordarte, ¡que si me quieres!

Entre la tierra y el cielo
solo tu cariño quiero
y una hora de recuerdos.

La Reyna Roja

ENCUENTRO



ENCUENTRO

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Las manos, buscan la grieta
donde agarrarse a la escala
de la montaña dormida
entre tu vida y su vida.

Llagas sangrantes laceran
las manos en la subida
de ascensión hacía la cumbre
sin divisar aún cima...

Una gris niebla en el aire
 impide ver el agarre,
el frío invade los hueso,
manos tocan y no encuentran.

Pensando volver a verte,
sus manos se vuelve sangre.
son garfios sobre la piedra
en vez de manos, son alas.

Suben volando no sienten nada
no existe el frío, el dolor se ha ido.
llegando está ya la ve,
niebla densa la rodea.

Sonidos del corazón,
dirige manos con sonar,
en la cumbre ya tú estas.
¡ha ascendido y te ve!

Su esfuerzo no ha sido en vano,
cae entregada a la tierra,
cansada por la ascensión
hacia el corazón amado. 

Gotas y llanto en su cara
agua mezclada en lágrimas,
mira hacía abajo asustada
 su fuerza ya está quebrada.

Perdió  vida en la subida,
ha llegado ya rendida
no ha perdido la partida,
¡ encontró su amor herido!

La Reyna Roja

martes, 22 de noviembre de 2011

ROSA NEGRA


                                                
ROSA NEGRA 


Negra nube viene a mi encuentro
trae una carga de agua fresca
que soltara lenta y segura
sobre mi alma  reseca, dura.

En ella crecen las rosas negras
que en sueños yo vi nacer
sus ramas tejen la reja
que encierra mi corazón.

Por cada amor creció una rosa
brotan espinas con cada adiós
los besos crean las hojas
y los abrazos tallos de amor.

De esta cárcel tan fragante
mil mariposas guardan la llave
que impiden que entre dolor
de nuevo en el corazón.

Rosal que por amor creciste
con rosas negras como en sueños
pusiste guarda a cuidarme
rejas fuertes para cerrarme.

Eres rosal de amor y vida
abre la puerta de mi dolor
prefiero morir de amor
y dejar libre al corazón.

La Reyna Roja






lunes, 21 de noviembre de 2011

SI VUELVO









SI VUELVO

Hoy he escrito mi nombre ,
en la arena del desierto
esperando que lo lleve,
al anochecer el viento
con el polvo confundido,
y lo deje en un oasis,
allí olvidado en la arena,
hasta que la luna llena
asome su cara bella
y se lo lleve con ella.

Quiero vivir en la luna
para ver la tierra a oscuras,
recordar mi vida en ella,
ver las cosas que quise,
sin no olvidarme de nada,
cuidar de ti cada noche
en la luna acurrucada,
aunque tu no puedas verme.

Mirar tu sueño apacible,
si duermes en la pradera
alumbrarte cuando lees,
si el cansancio te desvela,
haré que te guiñe un ojo,
para llamar tu atención,
que sepas que allí hay alguien,
que te cuida con amor.

Si un día quiero volver,
que sea en arena de playa,
para que el mar me bañe,
cuando la pleamar se alta,
y que cuando tu te acerques
, a tumbarte a descansar
sea mi cuerpo de arena,
quién con cariño te acoja.

Seré un mullido colchón,
hecho de pequeñas rocas
que el chocar de las olas,
ha transformado en la arena,
refrescare tu calor,
con el agua que he guardado,
besaré sin que te enteres,
tu cuerpo, que tanto he amado.

La Reyna Roja

domingo, 20 de noviembre de 2011

EL JUEGO


No vuelvas ya la cara,
el tiempo jugó su partida,
perdiste, no puedes volver,
solo él, cambia nuestra vida.

Es el dueño del tablero humano
decide quién gana y quien pierde
si no te gusta perder, no juegues.
El mal jugador, juega y  pierde.

Tú perdiste algo que yo encontré,
los buenos amigos, que dejé una vez,
a los que olvidé para estar contigo
los que perdonaron siempre mis olvidos.
Los que de verdad, están a mi lado,
cuando el tiempo es bueno,
y cuando el tiempo es malo.
Los que me consuelan y secan la cara,
en los que confío, los que no me engañan.
Son buenos amigos, los que con sonrisas
pretenden borrar, el rictus amargo,
que marcaste a fuego, y no se ha borrado.
La vida en el juego a mi me engañó,
intenté aprender cosas del amor
pero con sus cartas marcó mi camino,
de inepto aprendiz... y cambió el destino.
Me robo tu amor, con cartas marcadas,
me ganó la mano en la que jugabas,
a ser el amante, callado, perfecto
descubrí que eras, un mito inconexo.
Que no es amor, decirte te quiero,
que para amar, hay que ser sincero,
que siempre es mejor tener un amigo,
que un falso amor o amante furtivo.
La Reyna Roja   20 de noviembre de 2011