sábado, 31 de marzo de 2012

MI DÍA DE HUELGA



MI DÍA DE HUELGA

 Ufffffff cuarenta horas sin quitarme ni las botas Miércoles cinco AM. Suena el despertador, hora de ir desperezándose, ""odio el despertador"" cinco y media, no queda otra, a levantarse, hay que ir a trabajar. Salto de la cama, ducha, secado de pelo, vestirme rápidamente, zumo y salir corriendo son las 6:15. Ocho minutos hasta el autobús, y a empalmar el sueño otra media hora viajando hasta Madrid. Llegada a Madrid, son las 7:10. Ahora toca coger el metro, siete estaciones. Plaza Elíptica, venga el pasillo larguísimo. Otro autobús espero o espera. Son las 7:40, después de un cuarto de hora llego a la parada en la que me bajo cada día. Las 7:55, ahora toca un paseo de diez minutos, paseo cuesta arriba (y esto tiene una gran ventaja, que la vuelta es cuesta abajo) Ya, después de esta excursión llego a la oficina, las 8:05. Ahora empiezo la jornada de verdad. Ocho horas de trabajo mas o menos extresante... “Según el día” pero hoy no es un día normal hoy la jornada laboral se acaba. Para mañana Jueves 29 de Marzo se ha organizado una Huelga General y hay que empezar a prepararla ya desde esta misma tarde, así que salgo de la oficina y me dirijo al sindicato (al que pertenezco desde hace algunos años) Comienzan los preparativos para el día huelguero. Bocadillos, pegatinas, banderas, etc etc. Nueve de la noche hay que empezar el trabajo de piquetes informativos, nuestro primer objetivo, es Mercamadrid es la hora en que empiezan a entrar los camiones para el abastecimiento del día siguiente y hay que intentar que no entren que el mercado quede desabastecido y hacer que la gente entienda que la ley que nos están imponiendo lo único que aporta es el despido libre, que comprendan que lo único que se esta perdiendo es la sociedad del bienestar que por supuesto es culpa de la crisis, pero que no necesariamente tenemos que pagarla siempre los mismos y que hay otros medios de recortar, que si hay que recortar en los trabajadores sea después de no encontrar ninguna otra solución y no es este el caso hay mucho donde recortar antes que en los trabajadores. Algunos entienden nuestras razones pero comentan que no pueden prescindir del dinero que les descuentan por hacer la huelga. Otros cambian de parecer, dan la vuelta y se van; no trabajaran y otra parte piensan que somos unos caras y que a ellos no les pasará nada. En fin que cada cual hace lo que cree mas conveniente. A las dos de la mañana, nuestra labor como piquetes informativos en este punto ha terminado y nos disponemos a descansar un rato hasta las cuatro que saldremos hacia las cocheras de la EMT, pero cual es nuestra sorpresa cuando nos enteramos que todos los que habíamos ido hasta allí en coche "No se puede llegar de otra forma a estas horas de la noche" habíamos sido multados por mal aparcamiento, más de cien coches... Jajaja echaron la noche y nosotros que además de no cobrar el día de huelga por no trabajar, encima teníamos una multa a saber de cuanto... En fin había que seguir y lamentarse de momento no serbia de nada. Nos retiramos a descansar un rato y a reponer fuerzas antes de nuestra siguiente salida. Un tente en pie y un cafecito para abrir los ojos, que ya a estas horas empiezan a sentir la ley de la gravedad y los párpados se resisten a quedarse arriba. Momento de comenzar de nuevo la marcha, cuatro de la mañana. El centro asignado en segundo lugar... Cocheras de EMT en el barrio de San Chinarro. Allí nos dirigimos a hacer el apoyo a los trabajadores de esta base, - están negociados los servicios mínimos y se van a respetar.- Nuestra llegada es recibida por otros compañeros que ya están a la espera y controlan como se van desarrollando las salidas. Nuestro jefe de equipo habla con la plataforma de los representantes de los trabajadores de la empresa y estos comunican que está todo controlado y que los autobuses van saliendo conforme a lo negociado, que han tenido unas palabras algo fuertes con el jefe de personal pero que está todo solucionado, no creen que haya ningún problema, los trabajadores que van a cubrir esos servicios ya están dentro y el resto no acudirá a trabajar. Decidimos quedarnos algún tiempo para acompañarlos y nos acomodamos fuera del recinto, donde la policía a pie y a caballo vigila nuestros movimientos. Sobre las seis de la mañana llega un nutrido grupo de personas del 15 M para acompañarnos, pero sus intenciones no son las de tener una noche tranquila e intentan calentar los ánimos, viendo que no consiguen seguidores deciden hacer una asamblea y toman la decisión de dejarnos, por que no hay movimiento. Es cierto... no hay movimiento, solo el de los caballos arriba y abajo por la calle y los pocos autobuses que van saliendo a cumplir sus servicios. A las ocho tomamos la decisión de volver al sindicato de nuevo a descansar, -entrar en calor pues la noche ha sido bastante fresquita- desayunar y comenzar de nuevo otra ruta. Son ya las diez, nos ponerse en marcha no he podido dormir, he inclinado la cabeza sobre la mesa para dar una cabezada, pero no he sido capaz de dormir a pesar de llevar ya veintinueve horas levantada. De nuevo a caminar, esta vez va ha ser un recorrido por el centro de Madrid, un largo recorrido. Salimos de Sindicato, éste se encuentra muy cerca del Paseo del Prado, casi frente al Museo, explicaré la ruta aunque el que no conozca Madrid no podrá apreciar el recorrido pero se puede ver en Goglee, con su sistema de Mapas. Subimos hacía La Cibeles Por el Paseo del Prado, Alcalá, Velázquez, Goya, Serrano, aquí en Serrano comenzamos a tener escolta policial, hasta aquí nadie se había molestado con nuestra presencia, y a nadie habíamos molestado... En teoría claro por que nuestro recorrido era por medio de la calle cortando el trafico y cantando nuestras consignas. HUELGA, HUELGA, HUELGA. NO COBRO NO CONSUMO, etc. Nuestra llegada al cruce de Goya Serrano fue tranquila, pero de pronto empiezan a aparecer coches de policía antidisturbios, motoristas, algo así como una declaración de guerra nos cierran el paso por Goya hacia la Plaza de Colón, formando una barrera, les ignoramos y nos adentramos en el patio que hay encima del Centro de Teatro y decidimos el camino a seguir. ¡Nuestro próximo objetivo Génova! Donde está la sede del PP e ignoraremos a los antidisturbios. Continuamos nuestros caminos cruzando la Plaza de Colón y encaminándonos hacia la Calle Génova, dejando a los señores policías allí preparados para recibirnos. Cuando estábamos cerca de la sede del PP de nuevo las furgonetas de los antidisturbios aparecen y estos vuelven a tomar posiciones pero esta vez lo que hacen es distribuirse a lo largo de la calle, uno cada cinco metros, más o menos sólo controlando que no invadiésemos la calzada. Al llegar a la altura de la sede le comunicamos a un poli que íbamos a cruzar y este amablemente paró el tráfico permitiendo nuestro cruce sin problemas. Nos situamos frente a nuestro "adorado" edificio cantando la Internacional y algunas cancioncillas creadas en el momento, no demasiado bonitas ni demasiado bien entonadas. Después de ésta parada, continuamos nuestro andar hacia la Glorieta de Bilbao allí giramos hacia la izquierda, adentrándonos en la calle Fuencarral por donde hay bastantes comercios y estaban abiertos hasta nuestra llegada. Algunos cierran, otros simplemente sus empleados salían a la calle a nuestro paso, les gritábamos. NO NOS MIRES ÚNERTE. Así continuamos, hasta salir a la Gran Vía para bajar de nuevo por la calle Alcalá. Pero de pronto nos quedamos clavados, a mitad de nuestro recorrido por Gran Vía vemos un gran despliegue de camiones de policía, gran cantidad de ellos cubriendo el recortado y taponando las Calles Montera, Preciados y todas aquellas por las que acceder hasta el Corte Ingles. ¡Que descaro! Gran cantidad de agentes pagados con nuestros impuestos para proteger los intereses de una empresa. ¿Y el resto de los comerciantes madrileños no tienen los mismos derechos? Bueno, no quiero envenenarme la sangre... Bajamos la Gran Vía entre una gran cantidad de policía que al vernos a nosotros y al ver otra, concentración que venía de frente decidieron retirar los camiones y dejar paso a las dos concentraciones. Me fascinó que la concentración con la que nos cruzamos eran por primera vez chicos jóvenes, estudiantes en su mayoría, les hicimos pasillo cómo si de futbolistas se tratara aplaudiéndoles y vitoreándoles cómo a soldados que vuelven de la guerra. La verdad es que ésta es su guerra la que tienen que ayudar a ganar, pues de ella depende sus puestos de trabajo. Cuando hubieron pasado pude recrear mí vista sobre la Gran Vía sin tráfico. ¡Bello panorama! que no había tenido nunca la suerte de ver “la Gran Vía vacía de coches.”
Subimos por la calle Alcalá hasta llegar de nuevo a Cibeles donde terminamos nuestro recorrido de la mañana uniéndonos a otro grupo que había salido a recorrer otra zona acordando nuestra unión a las dos en esta plaza de nuevo. Todavía teníamos que llegar a la Sede del Sindicato, pero ya era cosa de poco después de la caminata que nos habíamos propinado. Sólo destacar un incidente entre un piquete y un dependiente, sin nada relevante, -todo terminó en un malentendido.- Durante nuestro recorrido nos cruzamos un par de veces con los denominados bicihuelguistas, mucha juventud que sigue la huelga en bicicleta cruzando la ciudad, moviéndose como nosotros pero en bicicleta. Las dos de la tarde nos disponemos a comer. La mujer de uno de los compañeros nos ha preparado unos garbanzos con callos, "Nada de marisco y menos hoy. De todas formas entre nosotros el marisco se come poco, no digo que nada, todos somos trabajadores y de vez en cuando como cualquier asalariado podemos permitirnos unas gambitas o langostinos" -Que parece ser que al ser sindicalista, solo tienes derecho a comer legumbre- Bueno que me salgo del tema. La comida nos supo a gloria todos repetimos, incluso yo que soy de comer tres cucharada en esta ocasión comí seis... Teníamos por delante todavía la manifestación de la tarde y mi jornada estaba ya en treinta y cuatro horas sin descansar y aún nos quedaban algunas horas más. Dos hasta la manifestación, solo sillas y suelo tenemos para nuestro descanso, decidí recostar de nuevo la cabeza en la mesa a ver si podía dormir un par de horas, pero no, no se si por el café que había tomado "dos o tres en la mañana" o por que me dolía todo al estar en esta postura tan incomoda, no conseguía pegar los ojos. Así que decidí pasar el tiempo colgando algunas fotos en internet, para comprobaran como íbamos viviendo la huelga nosotros lLos que según algunos, que ni siquiera salen a la calle denominan, los guerreros de Toxo y Menez! Todos somos adultos algunos demasiado adultos no somos niños que no sabemos lo que es una huelga, hemos vivido demasiadas ahora en Democracia y otras en la Dictadura. Entre nosotros había personas que estuvieron en las cárceles Franquistas por sus ideas sindicalistas. Somos conejos que corrimos con Franco por las calles para defender la libertad y que ahora seguimos corriendo, para no perderla. Las noticias que pude ir siguiendo sobre los resultados eran para reir... en caso de tener después de tantas horas sentido del humor. Según en que medio entrara eran completamente contradictorias. ¿Como se puede llamar periodismo a esa forma de tergiversar los hechos? Era blanco o negro, no había colores intermedios, es como si vas al medico porque te has roto un dedo y te dice que hay que cortar la mano y vas a otro y te dice que eso no es una rotura y que sigas, que no pasa nada. ""PENOSO". Pasé las horas colgando fotos e intentando evadirme de la realidad y de la irrealidad por igual. Las seis hay que prepararse para la Manifestación, volvemos a coger nuestras pancartas, pitos, bocinas y todo lo que consideramos pueda hacer que los sordos del gobierno puedan escuchar y de lo que se quejan algunos que viven en los pisos más altos de la ciudad y ni siquiera consideraron la necesidad de salir a apoyar algo que les atañe tanto como a mi. Porque si a mi por mi edad ya no me afecta demasiado, tengo hijos a los que no les quiero dejar un legado de precariedad laboral, por haber dejado pasar por alto una Reforma que les dejará indefensos. Las seis, hora de comenzar a andar de nuevo. Nuestra sede se encuentra relativamente cerca de donde comienza la cabecera de la manifestación, unos ocho minutos andando, así que nos ponemos de nuevo a caminar, el ambiente ya es bastante alentador la gente sube en oleadas por el Paseo del Prado dirección Cibeles, nos cuesta trabajo llegar hasta donde se supones debemos colocarnos, que por supuesto no podemos pues el publico ya ha llenado la Plaza y no podemos llegar. Eso nos llena de orgullo, no llegamos por que hay mucha gente y eso es bueno. Seguimos la manifestación a paso lento casi no podemos movernos y yo después de tantas horas de huelga decido ver el final desde la televisión, porque de todas formas no podré llegar a la Puerta del Sol, toda la calle Alcalá esta llena de gente y tendremos que seguir el final casi desde la estación de metro de Sevilla, ya no hay quién de un paso más. Siguiendo la consigna de "NO COBRO NO CONSUMO" comienzo de nuevo a andar, esta vez hasta casa... Bueno hasta casa no, necesitaría otras doce horas más y ya no está el cuerpo para poder seguir. Llevo treinta y ocho horas en pie y de ellas, bastantes caminando, ahora otra hora más hasta la carretera de Valencia, desde donde salen los autobuses hacia donde yo vivo. De nuevo a caminando, otra hora hasta la Plaza de Conde de Casal, menos mal que cuando paso la Plaza del Emperador Carlos V, - conocida como Arocha- llama mi hijo para preguntarme como voy y que si necesito algo. ¡Eureka! ¿Que si necesito algo? Un coche, necesito un coche. Mis pies ya casi no me responden y sólo hay servicios mínimos, un autobús cada hora, son las nueve menos diez, andando todavía desde donde me encuentro a la parada del autobús me queda otra media hora. Nene necesito que vengas a buscarme, eso necesito, le digo. Uffffff, por fin en casa, CUARENTA HORAS ¡y hay gente que nos critica! que piensa que somos matones de sindicato agrupados, y no muy valientes si no vamos en grupo. No nos confundáis con los antisistema, ni con los fascistas que se infiltra para reventar las manifestaciones. Somos trabajadores que sacrificamos nuestras horas de descanso y de sueño para defender las ideas de libertad que un día nos inculcaron nuestros padres. Son las 10:30 de la noche, después de mirar un poco mi facebook y mi blog, pienso que tengo derecho a un pequeño descanso, a las cinco vuelve a sonar el despertador, -para que esta sindicalista no liberada,- vuelva a su trabajo. Me siento orgullosa de haber cumplido con algo que verdaderamente siento que era necesario y si este mes me cuesta un poco más llegar al final, por que me desquitaran parte de mi sueldo por haber seguido la huelga, pienso que ha merecido la pena y que se puede vivir sin una barra de pan durante una semana, si con ello hemos conseguido que no nos falte durante años.




 AHHHHHHHHHH UN CONSEJO. NO JUZGES, SIN ANTES METERTE EN LOS ZAPATOS DE LA PERSONA A LA QUE JUZGAS. ES MUY FACIL CRITICAR, LO DIFICIL ES HACER LO QUE NOSOTROS HACEMOS. La Reyna Roja

5 comentarios:

La Reyna Roja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Excelente relato y mas aun la causa..felicidades por la valentía y claro que vale la pena todo este esfuerzo para alcanzar lo justo..!ánimo y adelante =)

La Reyna Roja dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Mi chiqui sé perfectamente q lo haces porq lo sientes a mí desgraciadamente me quitaron las ganas de sentir o todo lo contrario lo siento por todos nosotros q contamos ya con poca gente como tú con tanta capacidad de entrega........soy muy afortunada de tener una amiga como tú, te quiero!!

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.